La Justicia belga condena a Mehdi Nemmouche a cadena perpetua por el atentado en 2014 contra el Museo Judío de Bruselas

Publicado 12/03/2019 1:41:09CET
Bélgica.- Bélgica condena a Mehdi Nemmouche a cadena perpetua por el atentado en
REUTERS

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Justicia de Bélgica ha condenado este lunes a cadena perpetua al francés Mehdi Nemmouche tras ser declarado culpable del atentado perpetrado el 24 de mayo de 2014 contra el Museo Judío de Bruselas, que se saldó con cuatro muertos.

Tras más de ocho horas de deliberación, el jurado ha decidido condenar a Nemmouche, de 33 años, a la pena máxima. Antes de la deliberación del jurado, el autor del atentado se ha dirigido al tribunal sonriendo y ha bromeado diciendo que "la vida continúa".

Por su parte, Nacer Bendrer, otro ciudadano francés que fue declarado coautor del atentado en Bruselas, ha sido condenado a 15 años de prisión. Bendrer ha asegurado sentirse "avergonzado" de estar en el juicio. "Me siento avergonzado de haber cruzado caminos con este chico. No es un hombre, es un monstruo", ha recalcado, refiriéndose a Nemmouche.

Nemmouche, que cuenta con doble nacionalidad franco-argelina, abrió fuego en el Museo Judío de la capital belga en el barrio de Sablón, en pleno centro de Bruselas, matando a cuatro personas: una pareja de turistas israelíes, una mujer francesa y un belga.

El hombre fue detenido en Marsella (sur de Francia) el 30 de enero de 2015 en el marco de una operación de control de droga e ingresó en prisión en Bélgica en julio de ese año tras su extradición de Francia. En el momento de su detención, portaba un Kalashnikov, una pistola y munición similar a la empleada en el tiroteo.

El franco-argelino ya fue condenado en Francia por robo a mano armada, asalto y vandalismo, entre otros delitos, y se desplazó a finales de 2012 a su salida de la cárcel a Siria, donde pasó buena parte de 2013 combatiendo junto a los rebeldes islamistas y habría regresado a Europa en 2014. Supuestamente se radicalizó estando en prisión. De hecho, Nemmouche y Bendrer, de nacionalidad francesa, se conocieron en prisión en Francia.