Actualizado 05/10/2022 20:50

Kazajistán convoca al embajador ruso tras las exigencias de Moscú para la expulsión del embajador ucraniano en Astaná

Archivo - Bandera de Kazajistán
Archivo - Bandera de Kazajistán - MILO HESS / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Sigue en directo las últimas noticias sobre la guerra en Ucrania

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Exteriores de Kazajistán ha convocado este miércoles al embajador ruso en Astaná, Aleksei Borodavkin, para abordar las recientes críticas Moscú a las autoridades kazajas por no haber expulsado al representante ucraniano en el país, Petro Vrublevski, tras unas declaraciones beligerantes contra la población rusa.

Según ha trasladado el portavoz de Exteriores kazajo, Aibek Samdiyarov, la conversación con el representante diplomático ruso versará sobre las declaraciones lanzadas desde Moscú, así como sus exigencias para la expulsión de Vrublevski.

Samdiyarov ha mostrado en rueda de prensa la incomprensión de Astaná ante las quejas de Moscú, pues no comprende a qué responsabilidad penal se acogen las autoridades rusas para exigir la expulsión del embajador ucraniano, que goza de inmunidad diplomática en base a la Convención de Ginebra.

El Gobierno de Rusia convocó el martes al embajador kazajo en Moscú, Yermek Kosherbayev, para protestar formalmente por no haber expulsado Vrublevski después de que este llamase a acabar con tantos ciudadanos rusos como fuera posible.

Tras esto, las autoridades rusas exigieron a Kazajistán la expulsión del diplomático ucraniano como muestra de rechazo, algo que, según Moscú, Astaná aceptó y dijo que expulsaría a Vrublevski "de forma irrevocable en el menor tiempo posible".

Sin embargo, el Ministerio de Exteriores ruso lamentó el incumplimiento de esta promesa, pues, dice, se ha visto a Vrublevski por las calles de Astaná "y claramente no era para "simplemente empacar y llevarse a su familia".

Rusia instó a Kazajistán a respetar su propia legislación --aludiendo a un artículo del Código Penal que versa sobre la incitación al odio étnico-- y llamó a Astaná a "no seguir el ejemplo del régimen neonazi de Kiev".

Más información