Kim, dispuesto a permitir que inspectores visiten las instalaciones nucleares y de misiles, según Pompeo

Kim Jong Un y Mike Pompeo
TWITTER DE MIKE POMPEO
Publicado 08/10/2018 8:57:57CET

SEÚL, 8 Oct. (Reuters/EP) -

El líder norcoreano, Kim Jong Un, está dispuesto a permitir que inspectores internacionales visiten las instalaciones de ensayos nucleares y de misiles de su país, según ha indicado este lunes el secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo.

Pompeo, que se reunió el domingo en Pyongyang con Kim, ha dicho que los inspectores visitarían la instalación de prueba de los motores de los misiles y el lugar de ensayos nucleares de Punggye-ri tan pronto como las dos partes acuerden los aspectos logísticos.

"Hay mucha logística que será necesaria para llevar a cabo eso", ha reconocido Pompeo en declaraciones a la prensa en Seúl antes de viajar a Pekín.

El jefe de la diplomacia estadounidense también ha dicho que ambas partes están "bastante cerca" de un acuerdo sobre los detalles de una segunda cumbre entre Kim y el presidente estadounidense, Donald Trump, que el dirigente norcoreano propuso en una misiva al mandatario de Estados Unidos el mes pasado.

"Lo que es más importante, ambos líderes creen que hay progresos reales que se pueden hacer, progresos sustantivos que pueden lograrse en la próxima cumbre", ha destacado Pompeo.

Stephen Biegun, nuevo enviado nuclear de Estados Unidos y que ha acompañado a Pompeo en el viaje, ha dicho que ofreció el domingo reunirse con su homólogo norcoreano, el viceministro de Exteriores Choe Son Hui, "tan pronto como sea posible" y que están discutiendo el lugar y la fecha.

El viaje de Pompeo a Pyongyang, el cuarto este año, se produce tras un periodo de distanciamiento ya que Corea del Norte se resistió a las demandas de Washington de que dé pasos irreversibles en su desnuclearización, incluido un inventario completo de su armamento e instalaciones. Pyongyang insiste en exigir garantías para su seguridad a cambio.

En la cumbre intercoreana de septiembre, Pyongyang expresó su voluntad de cerrar el complejo nuclear de Yongbyon si Washington adoptaba acciones correspondientes, algo que el presidente surcoreano, Moon Jae Inn, dijo que incluiría una declaración del fin de la guerra de 1950-53. Pompeo no ha querido comentar si ha habido progresos en este asunto.

Moon también dijo que el Norte "desmantelaría permanentemente" su lugar de pruebas de motores de misiles y su plataforma de lanzamiento en la localidad de Tongchang-ri, en el noroeste, en presencia de expertos de "países concernidos".

Pero Pyongyang no cumplió con su promesa de permitir que inspectores internacionales atestiguaran su demolición de las instalaciones de Punggye-ri, generando críticas de que el paso podría ser revocado.

El pasado julio, imágenes de satélite indicaron que Pyongyang había comenzado a desmantelar las instalaciones de Tongchang-ri, pero sin permitir el acceso de inspectores para su verificación. Y el Stimson Centre's 38 North dijo la semana pasada que no había habido ninguna actividad de desmantelamiento desde el 3 de agosto.

Algunos expertos apuntan que la apertura de las instalaciones de Tongchang-ri o Punggye-ri a inspecciones sería un gesto de buena voluntad pero de escaso significado en acelerar la desnuclearización.

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, ha precisado en un comunicado que Kim ha invitado a los inspectores a visitar las instalaciones de ensayos nucleares de Punggye-ri para confirmar que estas han sido desmanteladas de forma irreversible.