Actualizado 10/03/2007 19:01 CET

Kosovo.- Concluye sin resultados la última ronda de conversaciones sobre el futuro estatus de Kosovo

VIENA, 10 Mar. (EP/AP) -

La última ronda de conversaciones entre representantes serbios y de albaneses sobre el futuro estatus de Kosovo concluyó el sábado en la capital austriaca sin resultados, según informó un enviado especial de Naciones Unidas, lo que refleja las agrias divisiones entre el Gobierno de Belgrado y los líderes independentistas de la disputada provincia.

"Lamento decir que al final de la jornada, no hubo voluntad por ninguna de las partes para variar las posiciones", señaló el enviado Martti Ahtisaari. "Las declaraciones respectivas de las dos partes sobre el status de Kosovo no incluyen posiciones comunes", añadió.

Ahtisaari confirmó que a finales de mes él mismo entregará el informe elaborado en base a la reunión de hoy al Consejo de Seguridad de la ONU.

Representantes de Serbia y los albaneses que buscan la independencia de Kosovo se sentaron a la mesa de negociaciones en el antiguo Palacio imperial de Hofburgo en lo que se esperaba fuese la última reunión sobre el plan de la ONU para resolver la última disputa pendiente tras la disolución de Yugoslavia en la década de 1990.

El plan propone una autonomía para Kosovo, dentro de Serbia. Las conversaciones sobre el futuro de Kosovo comenzaron hace un año, pero rápidamente se estancaron.

La propuesta fue apoyada por los líderes de la etnia albanesa, pero vehementemente rechazada por Serbia, que argumenta que eventualmente llevará a la independencia de la provincia. "Arrebatarle Kosovo a Serbia representaría el precedente más peligroso en la historia de la ONU", dijo el primer ministro serbio Vojislav Kostunica en conversaciones a puerta cerrada, según declaraciones distribuidas a reporteros.

Kostunica llamó a todos los países a evitar que Serbia pierda el 15 por ciento de su territorio, lo que dijo "resultaría en un nuevo trazado de las fronteras y pondría en peligro las bases del orden internacional".

Colocar a Kosovo en el camino hacia la independencia, advirtió a su vez el presidente serbio Boris Tadic, "llevaría a una larga inestabilidad en la región y más allá".

Kostunica abandonó las conversaciones cuando las partes se tomaron un descanso para almorzar, lo que hacía suponer el fracaso de las mismas.