Kosovo.- El Gobierno holandés aprobaría la división de Kosovo si albano-kosovares y serbios llegan a ese acuerdo

Actualizado 28/08/2007 23:04:10 CET

PRISTINA (EP/AP)

Países Bajos apoyaría la división de Kosovo en base a líneas étnicas limítrofes si albano-kosovares y serbios llegan a ese acuerdo durante las próximas conversaciones que celebrarán las partes en Viena este jueves con el objetivo de resolver el marco estatutario definitivo para Kosovo, según informó hoy el ministro de Asuntos Exteriores, Maxime Verhagen.

El ministro alentó a las partes a que pongan fin al punto muerto en el que se encuentran las negociaciones sobre el estatus político de la provincia y dijo que los involucrados deben "pensar de forma abierta y no aferrarse a sus posturas".

"Si las partes pueden aceptar una solución que también sea viable, que sea factible, entonces claro que sería apoyada por Países Bajos, aún si son soluciones no tradicionales", aseguró Verhagen a un grupo de periodistas, que le preguntaron sobre sus comentarios acerca de que la provincia podría ser dividida en una parte serbia, en el norte, y otra principal albano-kosovar.

"Es absolutamente necesario que salgamos de las posturas anteriores si queremos llevar a cabo una auténtica negociación en Viena", dijo después de reunirse con el presidente kosovar, Fatmir Sejdiu, quien evitó hacer comentarios sobre la posible división de la provincia.

"Las personas tienen el derecho de sostener diferentes ideas y propuestas", dijo Sejdiu, quien encabezará el equipo de negociación albano-kosovar en las conversaciones en la capital austríaca. "Para nosotros es importante que tengamos una clara determinación de preservar la integridad de Kosovo", agregó.

Por su parte, el ministro de Asuntos Exteriores serbio, Vuk Jeremic, también rechazó la idea de la división. "La soberanía e integridad territorial de Serbia no se puede cuestionar. Estamos en contra de la división de Serbia y, por lo tanto, estamos en contra de la división de Kosovo", sostuvo Jeremic.

Ambas partes han expresado sus dudas de llegar a un acuerdo. La mayoría albanesa de Kosovo insiste en obtener la independencia plena de Serbia, mientras que Belgrado quiere mantener la región, al menos formalmente, dentro de sus fronteras.

Las negociaciones con los enviados internacionales --de Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia-- comenzarán el jueves en Viena, y los diplomáticos deben presentar un informe sobre la marcha de las negociaciones al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, antes del 10 de diciembre.