Actualizado 23/03/2007 22:13 CET

Líbano.- Los habitantes del sur de Líbano sienten que Hezbolá se ha "olvidado" de ellos

JERUSALÉN, 23 Mar. (EUROPA PRESS) -

Decenas de residentes de las poblaciones en el sur de Líbano, escenario el pasado verano de fuertes enfrentamientos entre Israel y la milicia chií libanesa Hezbolá durante 34 días, aseguran, según el diario árabe 'Al-Hayat', publicado en Londres, que el líder de la milicia, Hasan Nasralá, les ha "olvidado".

Según se hace eco el diario israelí 'Yediot Ahronot', muchos residentes del sur de Líbano aseguran que Hezbolá les ha abandonado a su suerte, después de centrar su actividad en los últimos meses en derribar al Ejecutivo libanés del primer ministro, Fuad Siniora, y en este sentido, los residentes recuerdan que muchos de ellos han perdido hogar y negocio, lo que les ha dificultado enormemente sobrellevar el invierno sin apenas ayuda.

"El 'Sayed' nos prometió que nuestras casas nunca serían destruidas y que nuestros hijos nunca serían asesinados", aseguró un residente del sur de Líbano. "Eliminamos el concepto de 'guerra' de nuestro vocabulario cotidiano y, de repente, la guerra estalló", relató a pie de las ruinas de su vivienda.

En la actualidad y en lugar de casas, se levantan tiendas de campaña en muchos de estos pueblos del sur de Líbano, a pesar de que Hezbolá prometió una ayuda financiera a toda familia afectada por la guerra de una cuantía de 10.000 dólares, suficiente para cubrir el alquiler de una vivienda de nueva construcción. No obstante, los residentes aseguran que los fondos eran insuficientes, a la espera de recibir los abonos correspondientes del Estado.

Por su parte, Um Hussein, residente de Bint Jbeil, en el sur del país, explicó que durante la guerra Hezbolá corrió con la alimentación de la población local, si bien incidió en que las cosas pronto cambiaron al término de la guerra. "Ya no les vemos por aquí (milicianos de Hezbolá). Después de la guerra se olvidaron de nosotros y se marcharon a Beirut. Olvidaron el sur y fueron en busca del poder", lamentó.

Asimismo, Haj Bazi, otro residente de Bint Jbeil, que perdió su vivienda y dos tiendas que regentaba durante la guerra, explicó que con la excepción de las partidas de ayuda concedidas tras la firma del alto el fuego, no ha recibido ninguna ayuda suplementaria ni de Hezbolá ni del Gobierno. "Nunca imaginamos que los altos dirigentes de Hezbolá se quedarían con toda la riqueza, mientras aquellos que se quedaron recibieron una compensación que no alcanza ni la mitad de lo que hemos perdido", explicó.

Por su parte, un portavoz de la milicia chií rechazó las acusaciones al asegurar que a pesar de que "es posible que el Comité (encargado de distribuir las ayudas compensatorias) cometiera errores", incidió no obstante que "siempre los arregla".