21 de febrero de 2020
 

Líbano.- La mayoría parlamentaria accede a que el jefe del Ejército sea el nuevo presidente de Líbano, según un diputado

Actualizado 28/11/2007 23:14:43 CET

BEIRUT, 28 Nov. (EP/AP) -

La mayoría en el Parlamento libanés ha retirado su oposición a que el jefe del Ejército se convierta en el próximo presidente del país, lo que deja al general Michel Suleiman un paso más cerca de ser el nuevo jefe de Estado, según anunció hoy el diputado Ammar Houry, miembro del Movimiento Futuro de Saad Hariri.

Según este diputado, la mayoría parlamentaria ha retirado su oposición a que se enmiende la Constitución para elegir a un comandante militar en funciones como presidente, lo que abre la vía a una resolución de la crisis política que atraviesa Líbano desde hace meses.

"Aceptamos enmendar la Constitución para alcanzar un consenso sobre el nombre del comandante militar, general Michel Suleiman", anunció. Hariri es el líder del bloque mayoritario en el Parlamento y su apoyo viene a suponer la aceptación de la mayoría.

Suleiman está considerado como una figura aglutinadora, a la que tanto la mayoría parlamentaria como la oposición pro-siria pueden respaldar. Al parecer, todos le ven, hasta ahora, como un actor relativamente neutral que podría garantizar que ningún grupo domine al otro en la política libanesa.

Houry describió a Suleiman en su discurso como un "símbolo de la unidad del establecimiento militar, que ha dado mártires y sangre defendiendo al país contra el enemigo y contra quienes amenazan la paz civil".

El general también cuenta con el respeto de Hezbolá, ya que ha defendido el derecho de los milicianos a luchar contra Israel y se ha negado a reprimir las protestas contra Siria.

De momento es una incógnita si el ex general Michel Aoun, un líder opositor cristiano candidato a la Presidencia, seguirá siendo candidato. De todas maneras, la asamblea legislativa se reunirá de nuevo el viernes para tratar de elegir un presidente.

Aunque el nombre de Suleiman ya se había mencionado como posible candidato, para ello era necesario realizar una modificación en la Constitución que permitiese que los altos cargos estatales pudiesen optar al cargo de presidente a pesar del cargo que ocupan.

Suleiman, de 59 años de edad, ha sido general durante los últimos nueve años. Su prestigio se debe a que ha mantenido al Ejército unido en medio de la agitación política que existe desde el asesinato del ex primer ministro Rafik Hariri, el padre de Saad Hariri, en 2005, y la posterior retirada de las tropas sirias de Líbano.