Publicado 30/03/2020 17:42CET

Liberados cerca de 40 civiles secuestrados por el grupo rebelde ADF en el este de RDC

Soldados en República Democrática del Congo
Soldados en República Democrática del Congo - GETTY IMAGES / URIEL SINAI - Archivo

Mueren dos personas en un nuevo ataque de CODECO en Ituri

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ejército de República Democrática del Congo (RDC) y la Misión de Naciones Unidas en RDC (MONUSCO) liberaron el domingo a 38 civiles que habían sido secuestrados por el grupo armado Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF).

La propia misión de la ONU ha confirmado a través de su cuenta en la red social Twitter que "tras presiones del Ejército y la MONUSCO, las ADF liberaron a 38 civiles, incluidos 17 hombres, 15 mujeres, cinco jóvenes y un bebé".

Las liberaciones tuvieron lugar tras un enfrentamiento en la localidad de Kisiki, en la provincia de Kivu Norte (este), que se saldó con la muerte de dos civiles y un militar.

El ataque de las ADF contra un puesto del Ejército en la zona llevó a la MONUSCO a enviar a 'cascos azules' para apoyar a las tropas gubernamentales en los combates.

Tras los mismos, la milicia procedió a liberar a estas personas, sin que por el momento se haya podido determinar cuándo y dónde fueron secuestradas.

La milicia de las ADF actúa en RDC desde la década de los noventa y, a pesar de las reiteradas ofensivas lanzadas contra ella, sigue generando violencia en la zona. Está considerado uno de los grupos armados más peligrosos de las varias decenas que operan en el país africano.

Durante 2019 surgieron informaciones en torno a posibles contactos entre las ADF y el grupo yihadista Estado Islámico, especialmente después de que este grupo reclamara en abril la autoría del que sería su primer ataque en el país africano, así como la formación de una nueva rama en el continente, llamada Provincia de África Central.

DOS MUERTOS EN ITURI

Por otra parte, al menos dos personas murieron en un ataque ejecutado en la noche del domingo por el grupo rebelde Cooperativa para el Desarrollo de Congo (CODECO), en la localidad de Kabakaba, en la provincia de Ituri (noreste).

Innocent Matukadala, jefe del sector Banyari-Kilo, ha señalado este lunes que las víctimas del ataque son un policía y un civil, al tiempo que ha agregado que los atacantes saquearon varias viviendas.

Asimismo, fuentes de la sociedad civil local han manifestado que otros tres civiles resultaron heridos en el ataque, algunos de ellos tras recibir machetazos, tal y como ha recogido la emisora congoleña Radio Okapi.

El ataque fue perpetrado dos días después de que el Ejército de RDC anunciara la muerte del líder de CODECO, Justin Ngudjolo, tras un enfrentamiento registrado el miércoles en la provincia de Ituri.

Durante la jornada del viernes, milicianos de CODECO mataron a once personas --cuatro soldados, dos policías y cinco civiles-- en un ataque perpetrado en Mambisa, situada en el territorio de Djugu, también en Ituri.

Las autoridades congoleñas trasladaron el domingo a la capital, Kinshasa, a dos altos cargos del grupo rebelde --Tseni Adrionzi y Joseph Amula--, detenidos durante las últimas operaciones en la provincia.

AUMENTO DE LOS ATAQUES DE CODECO

La milicia ha incrementado sus ataques durante las últimas semanas en Ituri, una provincia muy afectada por el incremento de la inseguridad y en la que operan diversos grupos armados.

CODECO está integrada predominantemente por miembros de la comunidad lendu. Desde junio de 2019 se ha registrado un repunte de los enfrentamientos intercomunitarios entre los lendu y los hema en Djugu y otras zonas de Ituri.

Estos incidentes han traído a la memoria el conflicto entre los hema y los lendu entre 1999 y 2007 por derechos de pastoreo y representación política, que se saldó con cerca de 50.000 muertos.

Varios grupos armados controlan partes del este de RDC pese a que la guerra de 1998-2003 concluyera formalmente. El conflicto causó millones de muertos, la mayoría víctimas del hambre y las enfermedades.

La violencia armada ha complicado la lucha contra el brote de ébola que se declaró en el este del país --con Kivu Norte como uno de los epicentros-- en agosto de 2018. Desde entonces se han registrado ataques contra instalaciones médicas y personal sanitario.