Liberia vota este martes para elegir al sucesor de Johnson-Sirleaf en su primera transición democrática

Simpatizantes del candidato presidencial liberiano George Weah
REUTERS / THIERRY GOUEGNON
Actualizado 25/12/2017 9:36:37 CET

El ex futbolista George Weah parte como favorito pese a la polémica elección de la ex mujer de Charles Taylor para la Vicepresidencia

MADRID, 25 Dic. (EUROPA PRESS) -

Los liberianos votarán este martes en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, con el ex futbolista George Weah y el vicepresidente saliente, Joseph Boakai, como únicos competidores tras superar el filtro del 10 de octubre. Sin embargo, más allá de quién suceda a Ellen Johnson-Sirleaf, lo importante es que si todo sale bien, será el primer traspaso de poder en el país desde 1944 entre dos presidentes elegidos democráticamente.

Weah, de la Coalición para el Cambio Democrático, y Boakai, del gobernante Partido de la Unidad, fueron los dos candidatos más votados en la primera vuelta, con un 38 por ciento y un 28 por ciento, respectivamente, por lo que tendrán que medir sus fuerzas nuevamente este 26 de diciembre para decidir quién será el próximo presidente de Liberia.

Esta contienda electoral está siendo observada con atención por la comunidad internacional porque el ganador protagonizará, junto a la mandataria saliente, el primer traspaso de poder democrático en 74 años en un país icónico porque fue el primero de África en independizarse, pero cuyos procesos electorales han estado marcados por la violencia.

Para evitar un nuevo estallido, la Comisión Electoral, en colaboración con la Fundación Internacional para Sistemas Electorales y organizaciones civiles de hasta 15 países, ha puesto en marcha un programa de concienciación sobre la importancia de votar, de hacerlo pacíficamente y de respetar los resultados.

En un país donde la mitad de la población no sabe leer ni escribir, la radio es el principal medio de comunicación y por eso la Comisión Electoral y sus socios han acudido a las emisoras locales para enviar este importante mensaje. Se han hecho dos programas especiales --'Las elecciones y tú' y 'Di sí a la paz'-- y la famosa cantante liberiana Miatta Fahnbulé ha compuesto la canción 'Di no a la violencia electoral', que se ha emitido sin descanso.

A juzgar por lo ocurrido el 10 de octubre, la estrategia electoral ha sido un éxito. La participación se situó por encima del 74 por ciento y muchas mujeres acudieron con sus hijos, pese a las largas colas que se formaron a las puertas de los centros de votación, plenamente convencidas de que la jornada transcurriría en calma. Y así fue.

Pese a ello, el fantasma de la violencia volvió a planear tras el 10 de octubre, debido a las denuncias de fraude electoral realizadas por el tercero en liza, Charles Brumskine, del Partido de la Libertad. El Tribunal Supremo llegó a suspender 'sine die' la segunda vuelta para analizar estas denuncias, lo que disparó la tensión política, aunque finalmente dio luz verde a la continuidad del proceso electoral y señaló como fecha este martes.

LA EXTRAÑA COMPAÑERA

A priori, Weah parte como favorito, si bien en 2005 también quedó primero y perdió en segunda vuelta frente a Johnson-Sirleaf. En 2011 fue candidato a la Vicepresidencia con Winston Tubman, quien no concurrió al balotaje alegando fraude electoral, lo que dio vía libre a la actual presidenta.

Weah goza de una gran popularidad en el país gracias a su pasado deportivo. Ha sido el primer y único futbolista liberiano en ganar un Balón de Oro en 1995 y confía en que estas credenciales le sirvan para conquistar el poder de una vez por todas.

Cuenta para ello con el impulso de Jewel Howard, ex mujer de Charles Taylor, ex presidente condenado a 50 años de cárcel por los crímenes de guerra cometidos en la vecina Sierra Leona. Weah ha elegido a Howard como candidata a la Vicepresidencia porque, según ha destacado él mismo, "la adoran: fue la madre de nuestra nación".

Esta compañera electoral ha causado perplejidad en Libera porque Weah fue un firme crítico de Taylor y de su Partido Nacional Patriótico (NPP). Incluso se ha llegado a especular con que Taylor podría estar dirigiendo la campaña entre bambalinas, algo que el ex futbolista ha negado tajantemente.

'SLEEPY JOE'

Enfrente tiene a Boakai, que durante los últimos doce años ha sido el 'número dos' del Gobierno de Johnson-Sirleaf. A pesar del desarrollo experimentado en el primer mandato, el sexenio posterior ha estado marcado por las acusaciones de corrupción --también en el dinero donado para combatir la epidemia de ébola de 2014--, por lo que el cargo se ha convertido en una lacra.

A diferencia de Weah, Boakai no tiene tirón entre los liberianos, no solo por los escándalos de la última etapa de Gobierno, sino por su propio carácter. De 73 años de edad, es conocido popularmente como 'sleepy Joe', por la frecuencia con la que se queda dormido en actos oficiales.

Boakai ni siquiera ha podido sumar el apoyo de Johnson-Sirleaf. La presidenta ha rehusado dárselo expresamente y, de acuerdo con algunos pesos pesados del Partido de la Unidad, habría contribuido a financiar la campaña electoral de Brumskine.

UN MANDATO FINITO

Estas votaciones son únicas también porque son las primera que el país ha organizado sin ayuda internacional, aunque, como es habitual en los procesos electorales de todo el mundo, han contado con misiones de observación de otros países y organizaciones.

Además, suponen el fin de Jonhson-Sirleaf, ganadora del premio Nobel de la Paz en 2011, tras dos mandatos de seis años cada uno. En cualquier otra región, esto formaría parte de la rutina democrática, pero en el contexto africano, con una clara tendencia a aferrarse al sillón presidencial, llama la atención.

Johnson-Sirlef ha aceptado de buen grado la limitación constitucional de su etapa en el poder, mientras muchos de sus colegas africanos --el congoleño Joseph Kabila, el burundés Pierre Nkurunziza o el ugandés Yoweri Museveni-- han impulsado polémicas reformas legales para perpetuarse en el cargo, aún a costa de la paz en sus respectivos países.