Publicado 01/02/2021 14:23

El líder opositor de Uganda apela ante el Supremo la victoria de Museveni en las últimas presidenciales

El cantante y opositor Bobi Wine durante un acto de campaña en Uganda
El cantante y opositor Bobi Wine durante un acto de campaña en Uganda - 2020 GETTY IMAGES / GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El líder opositor de Uganda, Robert Kyagulanyi, ha presentado este lunes una apelación ante el Tribunal Supremo contra los resultados de las presidenciales del 14 de enero en el país, en los que el jefe de Estado, Yoweri Museveni, logró un sexto mandato al frente del país.

El aparato judicial ha confirmado que está preparado para el inicio de las vistas relativas a la apelación y ha destacado que las mismas respetarán las restricciones impuestas por la pandemia de coronavirus, según ha informado la cadena de televisión ugandesa NTV.

"La petición cita irregularidades, intimidación, llenado de urnas y privación del derecho al voto", entre otros motivos, ha indicado Hamza Sekiddo, uno de los abogados del opositor, conocido popularmente como Bobi Wine, en declaraciones concedidas a la agencia alemana de noticias DPA.

Por su parte, el gubernamental Movimiento Nacional de Resistencia (NRM) aseguró el domingo que ha adoptado todos los preparativos necesarios para defender ante los tribunales la victoria de Museveni, tal y como ha recogido el diario ugandés 'Daily Monitor'.

Así, la secretaria general de la formación, Justine Kasule Lumumba, recalcó que el NRM cuenta con "todas las declaraciones (de resultados) de todos los colegios electorales". "Las tenemos preparadas y responderemos cuando sea necesario", dijo.

El propio Bobi Wine recalcó la semana pasada que Museveni "no es el líder electo legalmente" tras los últimos comicios, en su primera rueda de prensa después del fin del bloqueo de su vivienda por parte de las fuerzas de seguridad después la votación.

Las declaraciones del opositor llegaron después de que un tribunal del país ordenara a la Policía y el Ejército que pusieran fin al cerco de la vivienda de Kyagulanyi, instaurado un día después de la votación tras las denuncias de fraude de Bobi Wine, quien llegó a autoproclamarse ganador.

Por su parte, Museveni abrió la puerta a un diálogo con la oposición y resaltó que "no tiene ningún problema" con esta opción, si bien destacó que "no se tolerarán la violencia, la intimidación y el engaño". "La reconciliación es nuestra forma de hacer las cosas", arguyó.

La crisis política en Uganda se ha ahondado a causa de las denuncias de fraude electoral por parte de la opositora Plataforma de Unidad Nacional (NUP). Kyagulani se presentaba como el principal rival de Museveni, quien lleva al frente del país desde 1986 y quien logró un sexto mandato tras una serie de modificaciones constitucionales para poder concurrir a las urnas.

Las elecciones se celebraron un contexto especialmente tenso debido al aumento de la represión contra la oposición y la muerte de más de 50 personas en noviembre a causa de la acción de las fuerzas de seguridad contra manifestantes tras la detención de Kyagulanyi durante un acto de campaña.

Más información