La Liga Árabe pide a Rusia no vender armas a Siria

Actualizado 21/06/2012 15:48:51 CET

MOSCÚ, 21 Jun. (Reuters/EP) -

El secretario general adjunto de la Liga Árabe, Ahmed Ben Helli, ha señalado que Rusia debe poner fin a la venta de armas a Siria y que podrían ser necesarias sanciones de Naciones Unidas para obligar al presidente Bashar al Assad y a los rebeldes que luchan por derrocarlo a activar el plan de paz.

"Se debe frenar cualquier apoyo que promueva la violencia. Al entregar equipos militares se está ayudando a matar gente. Eso debe ser detenido", ha indicado en entrevista con la agencia de noticias Interfax ante una pregunta sobre la cooperación militar rusa con Siria.

Rusia, uno de los principales proveedores de material militar para el Gobierno de Al Assad, ha protegido a Siria, su antiguo aliado, del endurecimiento de las sanciones de la ONU.

Aunque algunos señalan que las transferencias de armas no están relacionados con el conflicto interno, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, aseguró el pasado 13 de junio que esto es "totalmente falso". Rusia sostiene que sus armas son defensivas y que no pueden ser utilizadas contra la población civil.

Asimismo, Ben Helli ha señalado que la misión de observadores de la ONU en Siria, que suspendió sus operaciones el sábado pasado debido a la creciente violencia en la zona, debe ser sustituida por una fuerza de paz.

El secretario general adjunto ha destacado la necesidad de activar la disposición de la Carta de la ONU que permite que el Consejo de Seguridad autorice acciones que van desde sanciones hasta la intervención militar, para impulsar la propuesta de paz del enviado especial de la Liga Árabe y de Naciones Unidas, Kofi Annan.

"Como vemos, ninguna de las partes pone fin a los combates; por lo tanto, creo que vamos a tener que utilizar el Capítulo 7 para implementar el plan de Annan", ha alertado. "Creo que ese paso se tendrá que dar tarde o temprano, si la situación continúa desarrollándose de esta manera", ha señalado. En todo caso, Ben Helli ha puntualizado que la Liga Árabe no apoya la intervención militar.

Moscú ha rechazado los esfuerzos occidentales y árabes para obligar a Al Assad a dimitir y ha instado a un diálogo político, un enfoque que la mayor parte de la oposición siria rechaza.

Naciones Unidas indica que más de 10.000 personas han muerto a manos de las tropas gubernamentales durante la revuelta contra el presidente sirio. Damasco, por su parte, sostiene que al menos 2.600 miembros del Ejército y de sus fuerzas de seguridad han fallecido por los "terroristas islámicos" apoyados por el extranjero.