La lista de canje de presos en Yemen incluye unos 16.000 nombres, según el CICR

Rebeldes huthis reunidos en Saná
REUTERS / KHALED ABDULLAH
Actualizado 19/12/2018 14:39:00 CET

GINEBRA, 19 (Reuters/EP)

Las partes en conflicto en Yemen han intercambiado listas de presos con unos 16.000 nombres en total de cara al potencial canje, ha informado este miércoles el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que participa directamente en la aplicación del acuerdo.

El acuerdo suscrito el 11 de diciembre contempla un intercambio de prisioneros que comenzaría a aplicarse 40 días después de la firma. Llegada esa fecha, el CICR tendrá otros diez días más para entrevistar a los reclusos afectados y gestionar los traslados por autobús o avión, ha explicado el director del CICR para Oriente Próximo, Fabrizio Carboni.

"Las partes en el conflicto han intercambiado listas de 16.000, ahora tienen seis semanas para asegurarse de que las listas son precisas, de que esas personas están detenidas", ha explicado Carboni. Cada bando ha presentado listas de 8.000 personas que están buscando y que podrían estar detenidas pero algunas podrían estar muertas, desaparecidas o simplemente estar duplicadas, ha añadido.

En la lista figurarían también personas detenidas fuera de Yemen y extranjeros encarcelados en este país, si bien no están claros por ahora los detalles de un compromiso que estaría en riesgo si no se logra la paralización de los combates en los principales frentes de batalla.

En este sentido, Carboni ha subrayado que la operación requerirá que la coalición militar que lidera Arabia Saudí que garantice que el espacio aéreo es seguro para los vuelos.

Después de cinco años de guerra, los huthis controlan la mayoría de las zonas pobladas del país, mientras que el Gobierno del presidente Abdo Rabbu Mansur Hadi se sostiene en el reducto de Adén, en el sur, gracias al apoyo militar de Arabia Saudí y sus aliados.

La guerra ha sumido al que ya era el país más pobre del Golfo en la peor crisis humanitaria del mundo. Según la ONU, unas 16.000 personas han muerto y el 80 por ciento de la población depende de la ayuda para sobrevivir.

Contador