Publicado 26/11/2020 14:05CET

Malí aumenta el número de regiones del país y pone a militares al frente de la mayoría de ellas

El portavoz de la junta militar en Malí y ahora ministro de Reconciliación Nacional en el Gobierno de transición, coronel Ismael Wagué
El portavoz de la junta militar en Malí y ahora ministro de Reconciliación Nacional en el Gobierno de transición, coronel Ismael Wagué - HABIB KOUYATE / XINHUA NEWS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de transición de Malí han procedido a una nueva reorganización territorial que eleva de 15 a 20 el número de regiones y han nombrado al frente de las mismas a numerosos militares cercanos al vicepresidente, Assimi Goita, líder de la junta creada tras el golpe de Estado de agosto contra Ibrahim Boubacar Keita.

Hasta la fecha había cinco gobernadores militares en las 15 regiones del país, si bien esta cifra ha ascendido a trece con la remodelación, tal y como ha desvelado el Gobierno en un comunicado publicado tras la reunión celebrada el miércoles por el Consejo de Ministros, según ha recogido el portal de noticias Maliactu.

Los nombramientos han sido decididos por Goita, quien tiene competencias sobre seguridad y defensa, según la 'hoja de ruta' pactada para la transición en el país, así como por el ministro de Administración Territorial, Abdoulaye Maiga.

De esta forma, las autoridades han nombrado militares al frente de algunas de las provincias más sacudidas por la inseguridad y las operaciones yihadistas --entre ellas Mopti, Gao, Tombuctú, Kidal y Kayes--, si bien al frente de la capital, Bamako, ha sido nombrado un civil.

Fuentes cercanas a Goita citadas por la emisora Radio France Internationale han señalado que el objetivo de estos nombramientos es poner en marcha una nueva estrategia a nivel de defensa y seguridad para hacer frente a los grupos yihadistas y el aumento de los enfrentamientos intercomunitarios.

Malí ha visto cómo en los últimos años las acciones de los grupos yihadistas han ido en aumento, lo que se ha visto acompañado de un aumento de las tensiones de carácter étnico. En el país operan tanto la filial de Al Qaeda en el Sahel --el Grupo de Apoyo al Islam y los Musulmanes, JNIM--, como la de Estado Islámico --Estado Islámico en el Gran Sáhara (ISGS)--.

Los nombramientos llegan además en medio de las suspicacias expresadas por el opositor Movimiento 5 de Junio-Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP) y otros partidos malienses debido a la preponderancia de los militares en los órganos de transición.

De hecho, el Gobierno inició la semana pasada contactos con los dirigentes de varios partidos políticos del país para abordar estas tensiones, que han llevado al M5-RFP y varias formaciones a anunciar que no serán parte del Parlamento de transición debido a lo que consideran un peso excesivo del Ejército.

El decreto publicado por el presidente, Bah Ndaw, recoge que 22 de los 121 miembros del Consejo Nacional de Transición (CNT) serán "representantes de las fuerzas de defensa y seguridad", mientras que ocho serán integrantes del opositor M5-RFP. Asimismo, once serán miembros de los diversos partidos, mientras que nueve serán representantes de organizaciones de la sociedad civil.

El M5-RFP, que estuvo detrás de las masivas manifestaciones contra Keita, ya quedó al margen del Gobierno de unidad y negó haber participado en la aprobación de la 'hoja de ruta' para el proceso de transición. A las críticas se sumaron la Confederación Sindical de Trabajadores de Malí (CSTM), la Coalición de Fuerzas Patrióticas (COFOP) y el partido Yelema del ex primer ministro Moussa Mara.

Ndaw fue nombrado para el cargo el 21 de septiembre por parte de la junta militar surgida de la asonada, cuyo nombre oficial era Consejo Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP), mientras que Goita fue nombrado vicepresidente.

Posteriormente, Moctar Ouane fue nombrado primer ministro, tras lo que se desveló un Ejecutivo de transición con militares en las principales carteras, lo que ya provocó críticas por parte del M5-RFP.

Sin embargo, el movimiento encabezado por el influyente imam Mahmoud Dicko, considerado líder espiritual de la coalición opositora, ha dicho que sí participará en el Parlamento de transición y ha apoyado incluso el nombramiento de un militar al frente del mismo, lo que supone una fractura en el M5-RFP.

Para leer más