27 de febrero de 2020
 
Actualizado 25/02/2018 22:28:51 CET

Dos manifestantes muertos en República Democrática del Congo en nuevas movilizaciones contra Kabila

Policía durante una manifestación contra Kabila en Kinshasa
REUTERS / GORAN TOMASEVIC

KINSHASA, 25 Feb. (Reuters/EP) -

Las fuerzas de seguridad de República Democrática del Congo han matado este domingo a dos manifestantes en las marchas contra el presidente del país, Joseph Kabila. Decenas de personas están heridas tras las marchas convocadas por las iglesias católica y evangélica.

Los feligreses y ciudadanos en general han sido convocados por los religiosos a tomar las calles este domingo tras las misas, pero las fuerzas de seguridad han rodeado las principales iglesias de la capital y han cortado calles para evitar las manifestaciones.

La primera víctima mortal falleció en la capital, Kinshasa. Todas las víctimas han sido trasladadas al Hospital de St. Joseph de la ciudad, donde han sido vistas por un corresponsal de la agencia de noticias Reuters. Un segundo manifestante ha fallecido en la ciudad de Mbandaka, en el oeste del país.

La jefa de la Misión de Naciones Unidas en República Democrática del Congo (MONSUCO), Leila Zerrugui, ha informado de que se han contabilizado 47 heridos y más de un centenar de detenidos en todo el país. Zerrugui ha instado a las autoridades congoleñas a abrir investigaciones creíbles y que se impongan las sanciones pertinentes.

La organización convocante, el Comité Laico de Coordinación (CLC), ha informado de tres fallecidos: dos en Kinshasa y uno en Mbandaka. También ha habido disturbios en la ciudad de Kisangani, en el norte del país.

Sin embargo, un portavoz policial, el coronel Pierrot Mwanamputu, ha asegurado en declaraciones a la televisión pública RTNC que no ha habido muertos y que solo se han contabilizado tres heridos.

"Nuestro pueblo ya no cree en la voluntad política de nuestros líderes actuales de garantizar una transición pacífica del poder", ha afiramdo uno de los grupos convocantes en un texto difundido antes de las marchas.

Los grupos religiosos se han convertido en la principal fuerza opositora a Kabila, ya que los partidos de la oposición están sumidos en enfrentamientos internos o sus dirigentes han tenido que huir al exilio.

Como ya ha pasado en anteriores convocatorias, Internet, los datos de los teléfonos móviles y los mensajes de teléfono no funcionan en todo el país desde primera hora de este domingo.

En los dos últimos meses han muerto una docena de civiles en dos manifestaciones anteriores organizadas por activistas católicos. Sin embargo, el comisario de la Policía de Kinshasa, el general Sylvano Kasongo, ha asegurado este mismo sábado que el objetivo es que haya "cero muertes".

"Es nuestra población, nuestros compatriotas a los que protegemos. Les he dicho a los policías que no disparen contra la población, una población civil desarmada", ha asegurado.

La tensión política se ha agravado después de que Kabila, que ocupa la Presidencia desde 2001, se negase a renunciar al cargo una vez que había expirado formalmente su actual mandato, en diciembre de 2016.

Los constantes retrasos en la convocatoria de elecciones han sumido el país en el caos y en la violencia política, que se ha cobrado las vidas de decenas de personas y causado que partes del país hayan acabado en manos de insurgentes que han amenazado con seguir la lucha hasta que el presidente abandone el poder.