Mauritania.- El líder del Consejo de Estado dice que no es "un golpe de Estado" sino "una acción para salvar el país"

Actualizado 07/08/2008 14:27:36 CET

Promete "preservar el Estado de derecho" y explica que el Ejército "tomó la iniciativa" como garante último de los intereses del país

MADRID, 7 Ago. (EUROPA PRESS) -

Mohamed Ould Abdelaziz, líder del Consejo de Estado que ayer derrocó al presidente mauritano, Sidi Mohamed Ould Cheikh Abdallahi, aseguró hoy que lo ocurrido en el país africano "no es un golpe de Estado" sino que el Ejército llevó a cabo "una acción para salvar el país", al tiempo que prometió que preservará el Estado de derecho.

"Esto no es un golpe de Estado", afirmó Abdelaziz en una entrevista en exclusiva al diario suizo 'Le Temps'. "Se trata de una acción destinada a salvar al país y a volver a encarrilar un proceso político que el Ejército inició el 3 de agosto de 2005 y que había desembocado en el establecimiento de instituciones democráticas".

Según el líder del Consejo de Estado, que hasta ayer era el jefe de la Guardia Presidencial, las instituciones mauritanas gozaban "de una credibilidad y transparencia aprobada por el conjunto de los mauritanos y la comunidad internacional". De hecho, agregó, "nuestro país se convirtió en la primera verdadera democracia del mundo árabe".

Preguntado sobre si la decisión del presidente de destituirle ayer a él y a los otros tres principales responsables de las fuerzas de seguridad fue lo que motivó su decisión de derrocar a Abdallahi, Abdelaziz subrayó que "tocar al Ejército hoy en día, sobre todo decapitando a los jefes competentes y más respetados pone al país en una situación muy peligrosa", teniendo en cuenta que además "el país se enfrenta a una serie de problemas de seguridad, como el terrorismo (...) y que sólo el Ejército es capaz de erradicar".

Por ello, añadió, "el Ejército, como garante último de los intereses superiores del país, decidió tomar la iniciativa" de derrocar al presidente y al primer ministro del país, a los que mantienen retenidos.

Por otra parte, Abdelaziz se comprometió "personalmente a preservar el Estado de derecho, las libertades de los ciudadanos y las instituciones democráticas existentes". "La libertad de expresión y de prensa estará protegida y las organizaciones civiles y políticas reconocidas seguirán estándolo", agregó. Igualmente, dijo que "el Parlamento seguirá funcionando normalmente y ninguna institución republicana será suspendida".

Abdelaziz había llamado ayer al presidente senegalés, Abdoulaye Wade, "en su calidad de vecino próximo y líder africano, para informarle de la situación en Mauritania que ha llevado al Ejército a tomar el poder", según un comunicado emitido por la presidencia senegalesa ayer por la tarde y que publica la agencia APS.

Durante dicha conversación telefónica, que se produjo a las 14:40 hora local, Wade pidió a Abdelaziz que "vele por la seguridad" tanto del presidente derrocado como del primer ministro, Yaya Ould Ahmed Waqef, además de la de sus familias. Asimismo, Wade se comprometió a transmitir las informaciones a "la Comisión de la Unión Africana".