Las medicinas eficaces y baratas contra el ébola que el mundo ignora

Actualizado 04/04/2015 16:47:12 CET
Desinfección en una de las clínicas para enfermos de ébola de Guinea
Foto: REUTERS STAFF / REUTERS
  

MADRID, 4 Abr. (EDIZIONES) -

   El doctor David Fedson, un experto en la utilización de las estatinas, un medicamento utilizado para regular la respuesta inmonológica del organismo y reducir el nivel de colesterol, ha propuesto la utilización de estos fármacos para combatir el ébola. Las estatinas garantizarían una supervivencia de en torno al 90 por ciento frente al 50 por ciento que registran actualmente los centros especializados de los principales países africanos afectados por el brote.

   Fedson asegura en una entrevista con la agencia de noticias humanitarias IRIN que las estatinas incrementan drásticamente el índice de supervivencia de los infectados.

   Hasta ahora, la respuesta sanitaria para frenar el ébola se ha basado hasta ahora en la creación de unidades especializadas de atención para aislar a los pacientes y evitar nuevos contagios, sin que se haya hecho nada a nivel clínico para mejorar el índice de supervivencia de los enfermos, fiándolo todo al desarrollo de una vacuna y de antivirales que por el momento no están perfeccionados.

   Los gobiernos han comprometido cientos de millones de dólares en estas investigaciones. Sin embargo, algunas de las nuevas medicinas desarrolladas, como el antiviral favipiravir, en las pruebas realizadas logran apenas reducir en un 20 por ciento la mortalidad.

   Con la actual estrategia de aislamiento, los pacientes normalmente sufren una importante deshidratación por pérdida de fluidos internos y externos a través de vómitos y diarreas. Esto provoca que sus vasos sanguíneos se vuelban permeables y una bajada de la presión sanguínea, con el consecuente fallo de algunos órganos vitales.

Lucha contra el ébola

UNA NUEVA TÁCTICA

   Con estas tácticas apenas se consigue evitar una mayor propagación y se ignora un planteamiento barato a partir de medicamentos genéricos. Se trata de "algo nuevo", en palabras de Fedson: las estatinas y los antagonistas de los receptores de la angiotensina (ARA), desarrollados para tratar la hipertensión.

   Tanto los ARA como las estatinas tienen propiedades antiinflamatorias y se sabe que controlan las células "permeables". Los últimos estudios demuestran que los pacientes hospitalizados con sepsis bacteriana, neumonía o gripe de temprada y tratados con estatinas o ARB registran una significativa reducción de la mortalidad en los siguientes 30 días.

   El tratamiento, asegura Fedson, "es seguro y se tolera bien", que destaca que si se utilizan ambos fármacos conjuntamente, el resultado es aún mejor que el que obtiene cada uno por separado.

   El siguiente paso era aplicar las estatinas y los ARB a los enfermos de ébola, lo que se consiguió en noviembre de 2014, cuando gracias a una iniciativa privada se trató a unos 100 pacientes con una combinación de atorvastatin (una estatina) e irbesartan (unos ARB). "Todos los pacientes menos dos sobrevivieron", destaca Fedson.

Lucha contra el ébola

RESULTADOS

   Con este tratamiento --dos tabletas al día durante diez días-- conjuntamente con los cuidados convencionales, se cree que se frenó la pérdida de líquido del flujo sanguíneo hacia los tejidos blandos y así se evitó una pérdida de presión que podría haber sido fatal.

   "Como consecuencia, los pacientes vivieron lo suficiente como para desarrollar sus propias respuestas inmunitarias y vencer al virus por sí mismos. Ninguno de los pacientes necesitó un caro agente antiviral para hacerlo", asegura Fedson.

   Sin embargo, Fedson reconoce que no hay financiación para realizar una prueba clínica organizada y que los pacientes simplemente recibieron el tratamiento uno tras otro. Los médicos implicados solo destacaron el "impresionante" resultado en cartas informales.