Al menos 25 muertos en un colegio de Ciudad de México derrumbado por el seísmo

Un edificio derrumbado en el terremoto de México
Reuters
Actualizado: miércoles, 20 septiembre 2017 21:46

CIUDAD DE MÉXICO, 20 Sep. (Reuters/EP) -

Al menos 21 niños y cuatro adultos han fallecido por el derrumbe de un colegio del sur de Ciudad de México que se ha venido abajo como consecuencia del terremoto del martes y los equipos de rescate seguían trabajando 24 horas después de los temblores en busca de más personas atrapadas.

En el colegio Enrique Rebsamen, de educación básica y media, socorristas con perros de rescate, marinos y decenas de voluntarios se han apresurado a retirar los escombros, en una carrera contra el tiempo para sacar a 30 niños y doce adultos que fueron dados por desaparecidos en un primer momento.

"Siguen sacando niños, pero no sabemos nada de mi hija", ha explicado agotada y con los ojos rojos Adriana D'Fargo, de 32 años, sobre el paradero de su hija de siete años. D'Fargo forma parte de un gran grupo de padres y familiares que han aguardado impotentes muchas horas noticias de sus hijos, mientras excavadoras retiran los escombros a la vista de unos 200 vecinos, algunos de ellos repartiendo pan y café a los policías, soldados y rescatadores.

En el colegio han podido ser rescatados varios niños, pero también se han encontrado 25 cuerpos sin vida. El seísmo de magnitud 7,1 en la escala de Richter ha tenido su epicentro entre los estados Morelos y Puebla y se ha registrado días después de otro que dejó 98 fallecidos en el sur del país y en el aniversario del histórico terremoto de 1985 que se cobró miles de vidas.

"Lo único que nos han dicho es que vayamos a los forenses y a los hospitales para verificar si ahí está el familiar. Mi familia ya se movió y no tenemos noticia de nuestro familiar", ha explicado Jonathan Mendoza, quien busca a su prima, alumna del colegio.

En la capital, 45 edificios se han derrumbado por el terremoto, según ha informado el presidente del país, Enrique Peña Nieto, y muchos más han sufrido daños. Las zonas céntricas y más afectadas de la ciudad aún no tenían luz pero mucha gente permanecía en las calles tratando de ayudar en los rescates o en improvisados centros de acopio o simplemente caminando.

Leer más acerca de: