Ascienden a siete las víctimas mortales de las inundaciones en un parque nacional keniano

Actualizado 02/09/2019 17:37:46 CET

NAIROBI, 2 (Reuters/EP)

Al menos siete personas han muerto en el parque nacional keniano Hell's Gate a causa de las fuertes inundaciones que arrastraron a un grupo de turistas, según ha informado este lunes el Servicio de Vida Silvestre de Kenia (KWS, por sus siglas en inglés).

El incidente ocurrió este domingo el valle del Rift, a unos cien kilómetros por carretera de Nairobi, según ha informado KWS en su cuenta de Twitter. Una familia de trece miembros y procedente de la capital y de Kisumu se había desplazado a la zona para pasar el fin de semana a orillas del lago Naivasha, ha explicado un superviviente a la agencia Reuters.

Según el testimonio de Ivraj Singh Hayer, de 31 años, la familia hizo caso omiso de la llovizna que empezaba a caer y emprendió una excursión, después de que los guías le garantizasen que la zona era segura. El agua, sin embargo, terminó anegando el desfiladero y arrastrando a parte del grupo, entre ellos la mujer de este testigo y dos niños.

"El guía estaba intentando salvar a mi sobrino pero ambos cayeron y fueron arrastrados por el agua", ha recordado emocionado. Durante más de una hora, los supervivientes permanecieron encaramados hasta que descendió el nivel del agua y pudieron abandonar la zona.

Los cuerpos de las víctimas fueron localizados a unos 30 kilómetros de distancia, ha informado ante los medios un responsable del KWS, Aggrey Maumo, que ha descartado que se vayan a cerrar los desfiladeros y ha invitado a todo el mundo a seguir visitando el parque.

El parque es famoso por sus barrancos, acantilados y vapores subterráneos producidos por la actividad geotérmica que se utilizan para generar electricidad en las comunidades vecinas. También ha sido el escenario de películas como 'Tomb Raider II', según la comisión de cine de Kenia.

Los barrancos del parque son propensos a las inundaciones y no es la primera vez que causan la muerte de visitantes. En 2012, un grupo de una iglesia hacía senderismo cuando siete de sus miembros fueron arrastrados.

Para leer más