Al menos 35 muertos por disparos de fuerzas de seguridad contra manifestantes en Bagdad y Nasiriya

Actualizado 28/11/2019 20:33:06 CET
Imágenes de las protestas en Irak
Imágenes de las protestas en Irak - REUTERS

BAGDAD, 28 (DPA/EP)

Al menos 35 personas han muerto por disparos de las fuerzas de seguridad contra manifestantes en protestas antigubernamentales en la capital de Irak, Bagdad, y las ciudades Nasiriya y Nayaf, según han informado las autoridades locales.

En Nasiriya, las fuerzas de seguridad han abierto fuego este jueves al amanecer contra los manifestantes que estaban bloqueando un puente, acabando con la vida de al menos 29 personas. Fuentes médicas han dicho que hay decenas de manifestantes heridos.

En Bagdad, las fuerzas de seguridad han matado a otras cuatro personas tras disparar con munición real y con balas de goma contra manifestantes concentrados cerca de un puente sobre el río Tigris, mientras que otras dos han muerto en enfrentamientos en Nayaf.

Estos incidentes hacen que este jueves sea una de las jornadas con más víctimas desde que comenzaron en octubre las movilizaciones contra el Gobierno.

Los enfrentamientos de este jueves llegan después de que un grupo de manifestantes entrara en el consulado de Irán en la ciudad de Nayaf y lo incendiara. "Todos los antidisturbios de la Policía en Nayaf y las fuerzas de seguridad han empezado a disparar contra nosotros como si estuviéramos quemando todo Irak", ha dicho a Reuters un manifestante que ha presenciado la quema del Consulado de Irán en Nayaf.

Otro manifestante que se ha identificado como Alí ha dicho que la quema de la legación diplomática ha sido "un acto valiente" y una "reacción del pueblo iraquí". "No queremos a los iraníes", ha añadido.

Hasta la fecha, la represión de las fuerzas de seguridad contra las protestas ha acabado con la vida de cientos de manifestantes por disparos con munición real realizados por los agentes. El primer ministro de Irak, Adel Abdul Mahdi, ha rechazado presentar su dimisión tras reunirse con autoridades políticas.

"CORTAR LAS MANOS"

Durante la jornada, las Fuerzas de Movilización Popular (FMP), una coalición de grupos paramilitares integrada principalmente por milicias chiíes, ha indicado que los sucesos en Nayaf son una amenaza para los clérigos chiíes de la ciudad.

En un comunicado publicado en su página web, han recalcado que emplearán toda su fuerza contra cualquiera que amenace la seguridad del principal clérigo chií del país, el ayatolá Alí al Sistani.

"Cortaremos la mano a cualquiera que intente acercarse a Al Sistani", ha manifestado. El influyente clérigo se ha pronunciado en varias ocasiones en apoyo a los manifestantes y reclamando al Gobierno que luche contra la corrupción y aplique reformas.

Asimismo, el influyente clérigo Muqtada al Sadr ha vuelto a pedir la dimisión del Gobierno y ha advertido de que los que incendiaron el consulado iraní se arriesgan a provocar una dura respuesta por parte de las autoridades.

"No les deis motivos para poner fin a vuestra revolución y permaneced lejos de los lugares religiosos", ha dicho, antes de agregar que si el Ejecutivo no dimite "esto es el principio del fin de Irak".

AL ABADI PIDE LA DIMISIÓN DEL GOBIERNO

En otro orden de cosas, el ex primer ministro de Irak Haider al Abadi ha publicado este jueves un comunicado reclamando la dimisión del Gobierno y la apertura de procedimientos para que los responsables de la muerte de manifestantes rindan cuentas.

"Pedimos que los responsables rindan cuentas, que el Gobierno dimita y se forme un nuevo Ejecutivo independiente", ha dicho, antes de recalcar que ello abriría "una fase de transición" de cara a la celebración de elecciones anticipadas.

En este sentido, Al Abadi ha resaltado que estos comicios deben celebrarse "bajo una ley (electoral) igualitaria y con una comisión independiente", con apoyo de Naciones Unidas, según ha informado la agencia iraquí de noticias NINA.

El bloque parlamentario Sayirún, que se impuso en las elecciones celebradas en 2018, ha reclamado una "sesión de emergencia" el sábado para abordar la muerte de manifestantes a manos de las fuerzas de seguridad.

Así, ha solicitado que en la misma comparezca el jefe del Ejército, Yamil al Shamari, y que "sea llevado ante la justicia por el asesinato premeditado de manifestantes".

Por último, ha advertido de que si el presidente del Parlamento, Mohamed Halbusi, sigue impidiendo que Abdul Mahdi comparezca ante el organismo, "procederán a cesarle por los medios legales".

Las manifestaciones contra el Gobierno se suceden en Irak desde principios de octubre, con los manifestantes exigiendo la dimisión del Ejecutivo, la disolución del Parlamento y una reforma de todo el sistema político, que rige el país desde la invasión militar estadounidense en 2003.

Contador

Para leer más