Publicado 18/01/2016 21:35CET

Al menos siete personas mueren en los enfrentamientos entre el PKK y el Ejército turco

DIYARBAKIR (TURQUÍA), 18 Ene. (Reuters/EP) -

Al menos siete personas, dos de ellas civiles, han muerto en los enfrentamientos entre el PKK y el Ejército turco en la región de mayoría kurda de Diyarbakir, un combate que se inició a finales del año pasado tras una ofensiva por parte de Ankara.

Un hombre de 35 años ha muerto cuando se encontraba en el exterior de su casa en la ciudad de Cizre, debido a los violentos enfrentamientos entre el PKK y las fuerzas de seguridad turcas que se han producido en la zona, ha afirmado un agente de forma anónima.

Otro hombre de 36 años ha muerto al ser disparado en la cabeza, y en la ciudad de Sirnak dos agentes de Policía han fallecido y tres personas han resultado heridas cuando viajaban en un autobús que fue golpeado por varios cohetes, según han confirmado fuentes de seguridad.

En la ciudad de Idil, tres agentes de Policía murieron y otras siete personas resultaron heridas cuando una bomba estalló este domingo en un vehículo blindado cerca del edificio del Ayuntamiento de la ciudad, han afirmado algunas fuentes.

El Ejército ha informado de que ha matado a 320 milicianos en Cizre, 135 en Silopi y 101 en el distrito sur de la ciudad de Diyarbakir desde que el mes pasado comenzaran las operaciones. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó la semana pasada que unos 300 agentes de Policía y soldados habían muerto desde el mes de julio.

Por su parte, el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP) ha asegurado que al menos un centenar de civiles han muerto en esta zona desde que comenzaran los enfrentamientos.

Las fuerzas de seguridad turcas intensificaron en diciembre de 2015 las operaciones contra los integrantes del Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), que construyeron barricadas en algunas ciudades de la región después de que se rompiera el alto el fuego en julio del año pasado, en un conflicto que se ha prolongado durante 31 años y en el que han muerto 40.000 personas.

Los milicianos del PKK, que afirman que luchan por la autonomía de los kurdos turcos, tomaron las armas en 1984 y esta organización ha sido considerada como un grupo terrorista por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea.

Ankara inició un proceso de paz con el líder encarcelado del PKK, Abdulá Ocalan, a finales de 2012, pero las tensiones se volvieron a agravar antes de que se celebraran las elecciones generales de 2015. Los líderes turcos han asegurado que se seguirán llevando a cabo las operaciones hasta derrotar a los milicianos.

Para leer más