México.- Comienza a bajar el nivel de los ríos en Tabasco

Actualizado 03/11/2007 19:57:59 CET

CIUDAD DE MÉXICO, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

El nivel de los ríos descendió en las últimas horas en el estado mexicano de Tabasco gracias la disminución de las lluvias y la reducción del desborde de la presa Peñitas, en Chiapas, aunque la situación sigue siendo de emergencia, según explicó el gobernador de Tabasco, Andrés Granier, en declaraciones a la agencia de noticias Notimex.

El gobernador afirmó que las últimas lluvias son el resultado de un frente frío, y aunque la previsión señala que no caerá tanta agua como en días pasados, pidió a la población de varias poblaciones aledañas al Carrizal no confiarse y estar alerta.

En el caso de los albergues, Granier indicó que se ha abierto un nuevo recinto en la Universidad Popular de la Chontalpa, en Cárdenas, hacia donde se ha dirigido a más tabasqueños rescatados de las aguas. En total, ya suman 69.000 las personas acogidas en albergues , según la Secretaría de Desarrollo Social y son aún miles los que todavía están siendo rescatados de los techos de casas.

Granier destacó la urgencia de sanear los albergues y los baños para prevenir enfermedades, pues las actuales condiciones son propicias para posibles casos de dengue, paludismo y cólera.

TRAGEDIA EVITABLE

Por otra parte, el director de la Estrategia Internacional de Reducción de Desastres de la ONU, Sálvano Briceño, aseguró que la tragedia de Tabasco pudo haber sido evitada con medidas relativamente sencillas y baratas como los sistemas de alerta temprana.

La Coordinación de Asuntos Humanitarios de la propia ONU, por su parte, reveló que el número de damnificados en Tabasco supera los 700.000 y aseguró que las tormentas "son uno de los fenómenos más fáciles de predecir".

En un comunicado, la ONU menciona como medidas preventivas los sistemas de alerta temprana, de evaluación de riesgos, los planes de desalojo, la educación a la población vulnerable y la preparación del uso de tierra.

Briceño recordó que muchas de las medidas "no estructurales", es decir, aquellas que no se relacionan con grandes decisiones gubernamentales están al alcance financiero de la mayoría de las comunidades.