Mike Pompeo condena el lanzamiento del nuevo destructor nuclear "invisible" por parte de Irán

Mike Pompeo
REUTERS / BRENDAN MCDERMID - Archivo
Publicado 02/12/2018 0:49:19CET

WASHINGTON, 2 Dic. (Reuters/EP) -

El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, ha condenado este sábado la prueba realizada por Irán de un misil balístico de mediano alcance capaz de cargar múltiples ojivas nucleares, ya que lo ha considerado como una violación del acuerdo internacional sobre el programa nuclear de Teherán.

En medio de tensiones entre Washington y Teherán por los misiles balísticos, Pompeo ha advertido en un comunicado difundido en Twitter que Irán está incrementando su "pruebas y proliferación" de misiles y ha hecho un llamamiento al país para que "ponga fin a esas actividades".

La Marina de Irán ha fletado este sábado un destructor "invisible" de fabricación nacional, el 'Sahand', en medio de un repunte de la tensión con Occidente después de la reanudación de las sanciones contra la república islámica.

En una ceremonia transmitida en vivo por la televisión estatal, el 'Sahand', que según las autoridades puede realizar viajes de cinco meses sin reabastecimiento, se unió a las fuerzas regulares de Irán en una base en Bandar Abbas, en el Golfo.

El 'Sahand' tiene una cabina de vuelo para helicópteros, lanzadores de torpedos, cañones antiaéreos y antiaéreos, misiles tierra a superficie y tierra a aire y capacidades de guerra electrónica, según la televisión estatal.

"Este barco es el resultado de un diseño audaz y creativo que se basa en el conocimiento técnico local de la Marina iraní (...) y se ha construido con capacidades ocultas", ha explicado el contralmirante Alireza Sheikhi, jefe de los astilleros de la marina que construyó el destructor. La agencia estatal de noticias IRNA.

Irán lanzó su primer destructor de fabricación local en 2010 como parte de un programa para modernizar su equipo de la Marina, que data de antes de la Revolución Islámica de 1979 y es, en su mayoría, de fabricación norteamericana .

"Uno de nuestros planes en un futuro cercano es enviar dos o tres barcos con helicópteros especiales a Venezuela, en América del Sur, en una misión que podría durar cinco meses", declaró el comandante adjunto de la marina de Irán, contraalmirante Touraj Hassani Moqaddam, a la agencia de noticias Mehr.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se retiró el pasado mes de mayo del acuerdo internacional nuclear con Irán, tras lo que decidió volver a imponer sanciones contra Teherán, criticando el acuerdo por no incluir controles al desarrollo de Irán de misiles balísticos o su apoyo a los líderes de Siria, Yemen, Líbano e Irak.

Teherán dice que su programa de misiles es puramente defensivo, pero ha amenazado con interrumpir los envíos petroleros a través del Estrecho de Ormuz en el Golfo Pérsico, si Estados Unidos intenta estrangular las exportaciones petroleras iraníes.

Irán ha desarrollado una gran industria nacional de armas frente a las sanciones internacionales y los embargos que le han impedido importar muchas armas. El líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, dijo la semana pasada que su país debería aumentar su capacidad militar y su disposición para alejar a los enemigos.