Miles de inmigrantes reclaman entrar en Croacia tras el cierre de la frontera de Eslovenia

Actualizado 19/10/2015 11:36:59 CET

BERKASOVO (SERBIA), 19 Oct. (Reuters/EP) -

Miles de inmigrantes y refugiados han reclamado su entrada en Croacia después de pasar la noche del lunes en la intemperie, sufriendo bajas temperaturas, después de que las autoridades de Eslovenia hayan restringido el flujo de inmigrantes.

La Policía croata les ha rechazado por tener al completo los campamentos de refugiados en el país, según ha contado un periodista de Reuters. En la zona oeste de Croacia, otras 2.000 personas han pasado la noche en un tren abandonado cerca de la frontera con Eslovenia, donde se les ha impedido la entrada.

Con Hungría cerrando a los inmigrantes su frontera con Croacia desde la medianoche del viernes, el constante flujo de inmigrantes se ha dirigido hacia Eslovenia, en su camino hacia Austria y Alemania, el destino favorito de los inmigrantes, muchos de ellos refugiados de la guerra de Siria.

Eslovenia ha decidido imponer un límite de entrada de 2.500 inmigrantes al día y ha asegurado que aceptará a todos los que se dirijan hacia Austria. Eslovenia ha dicho que Austria está aceptando un máximo de 1.500 inmigrantes, un número mucho menor al que previamente entraba desde Hungría.

Más de 5.000 personas llegan hacia Europa por la ruta de los Balcanes, procedentes de Grecia, a donde llegan en barcos y lanchas desde Turquía, cruzando Macedonia y Serbia. Estos dos últimos países, que formaron parte de la antigua república de Yugoslavia, no tienen capacidad suficiente para afrontar la llegada de inmigrantes.

Un reportero de Reuters situado en Serbia, en la frontera con Croacia, ha señalado que no hay presencia policial para mantener el orden en la zona. Cansados y con frío, los inmigrantes han coreado "¡Abrid la puerta, abrid la puerta!".

El Gobierno húngaro ha dicho que la mayoría de los inmigrantes musulmanes ponen en riesgo la prosperidad de Europa, la seguridad y los "valores cristianos" y ha cerrado sus fronteras con Serbia y Croacia con un muro. Grupos de defensa de los Derechos Humanos señalan que las duras leyes del país niegan a los refugiados su derecho a buscar protección.

Para leer más