Mnangagwa dice que la reforma monetaria es necesaria para estabilizar la economía de Zimbabue

Publicado 25/06/2019 18:38:00CET
Emmerson Mnangagwa, presidente de la República de Zimbabue
Emmerson Mnangagwa, presidente de la República de Zimbabue - REUTERS / PHILIMON BULAWAYO - Archivo

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, ha defendido este martes la decisión de hacer su moneda interina, el dólar RTGS, la única de curso legal en el país para lograr una mejora de la economía del país africano.

"Siempre ha estado claro que para que nuestra economía despegue realmente, necesitamos nuestra propia moneda", ha señalado en un comunicado, en el que ha reconocido que "el régimen de múltiples divisas ayudó a estabilizar la economía".

Sin embargo, ha manifestado que ese sistema "no dio el control sobre política monetaria" y dejó al país "a merced de los precios en dólares estadounidenses, causa fundamental de la inflación".

"Cuando una mayoría ingresa en moneda local pero los bienes están en dólares estadounidenses, lo único que puede lograrse es una economía de dos niveles", ha explicado, antes de recalcar que "los precios estables y accesibles eran para los que tenían dólares, mientras que una mayoría hacía frente a un coste de vida irrealizablemente altos".

"Esto es injusto e insostenible", ha subrayado Mnagagwa, quien ha dicho que el cambio de régimen de divisas "es un componente clave del sistema de estabilización transicional y un paso importante para restaurar la normalidad en la economía".

Así, ha asegurado que "el Gobierno y el Banco de Reserva de Zimbabue están dando los pasos necesarios para garantizar que esta decisión es un éxito a través de un aumento del flujo de divisa al mercado interbancario mientras que deja a disposición de individuos y pequeñas empresas estas divisas a través de las oficinas de cambio".

"En su aspecto diario, cambiarán muy pocas cosas. La gente seguirá recibiendo su salario en dólares RTGS y bonos, y los bienes estarán marcados en esa misma divisa", ha dicho. "La única vía adelante es la reforma para construir un país en el que todos tengan la oportunidad de prosperar", ha añadido.

"No podemos tener miedo al cambio, sino que tenemos que abrazarlo con firmeza mientras abrazamos. Las condiciones están en marcha para que Zimbabue tenga su propia moneda. Trabajemos juntos, como un pueblo, para lograr que esto sea un éxito", ha pedido.

El propio Mnangagwa resaltó el 7 de junio que el país africano debía contar con una nueva moneda antes de final de año para lograr mejorar su situación económica y controlar la inflación.

Los bancos de Zimbabue comenzaron a operar en febrero con sus clientes usando la nueva moneda conocida como "Dólares RGTS" --una combinación de billetes y dinero electrónico-- como previa a su incorporación al sistema interbancario.

Esta moneda pretende emerger como sustituto del actual bono zimbabuense, no exactamente una moneda propiamente dicha sino un instrumento vinculado al dólar.

La medida tiene lugar para contener los efectos negativos del uso constante de dólares en la economía zimbabuense, según explicó el gobernador del Banco de la Reserva de Zimbabue, John Mangudya.

CRISIS ECONÓMICA

Expertos de Naciones Unidas alertaron a principios de abril de que las políticas del Gobierno de Mnangagwa están contribuyendo a empeorar la crisis económica en el país, lo cual está afectando especialmente a los más desfavorecidos.

"Estamos gravemente preocupados porque, a medida que la situación en Zimbabue se deteriora, el Gobierno está empujando a más personas hacia la pobreza", indicaron los expertos de la ONU en un comunicado.

"No estamos al tanto de ninguna medida del Gobierno que ofrezca mínimas redes de seguridad para aquellos que ya viven al límite económicamente y que serán los que más sufran por estas políticas regresivas", remacharon.

El Gobierno de Zimbabue ha expresado su intención de reducir el déficit fiscal a la mitad en 2019, en respuesta a la crisis generada por décadas de una mala gestión económica. Sin embargo, los expertos consideraron que hay serias preocupaciones en cuanto a cómo se repartirá la carga de la austeridad.

Para leer más