Morales se aferra a la mención al diálogo en el fallo de la CIJ y insiste en su reivindicación

Evo Morales asiste a la lectura del fallo de la CIJ
REUTERS / YVES HERMAN
Actualizado 01/10/2018 18:55:03 CET

García Linera sostiene que el derecho de Bolivia a una salida al Pacífico es "irrenunciable" y que hay otras vías para lograrlo

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

El presidente boliviano, Evo Morales, se ha aferrado a la mención al diálogo hecha por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en su fallo de este lunes, en el que ha dictaminado que Chile no está obligado a negociar con Bolivia una salida al océano Pacífico, en un duro revés para las intenciones de La Paz.

"Hemos escuchado atentamente el informe de la CIJ", ha dicho Morales desde La Haya, donde había acudido en persona para conocer el esperado fallo, que Bolivia confiaba que le fuera favorable.

"Si bien no hay una obligación de negociar hay una invocación a seguir con el diálogo", ha defendido el mandatario, leyendo expresamente el apartado de la sentencia donde los jueces sostienen que su decisión no es óbice para que ambos países sigan negociando.

En este sentido, Morales ha dejado claro que "Bolivia nunca va a renunciar" a su reclamación de una salida al mar puesto que "mediante una invasión hemos sido arrebatados del acceso soberano al océano Pacífico".

Asimismo, el presidente boliviano ha subrayado la importancia de resolver este "tema pendiente" no solo para los dos países sino para la región en su conjunto.

DERECHO IRRENUNCIABLE DE BOLIVIA

Por su parte, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, ha insistido en que el derecho de Bolivia a una salida al mar es "irrenunciable".

"Está claro que pese a este rechazo que estableció la corte, el derecho de Bolivia de un acceso soberano al océano Pacífico sigue vigente, es irrenunciable y siempre será irrenunciable", ha defendido en rueda de prensa, según informa la agencia estatal ABI.

En este sentido, ha dicho que Bolivia sabrá escoger los mejores mecanismos que establece la Carta de las Naciones Unidas en cuanto a una resolución "pacífica" de conflictos entre estados. Así, ha considerado que con su fallo la CIJ ha "cerrado una puerta dejando abierta otras muchas puertas que Bolivia puede y debe usar para viabilizar su derecho a un acceso soberano al océano Pacífico".

Bolivia presentó en 2013 una demanda ante la CIJ contra Chile para conseguir el acceso al océano Pacífico que perdió en el siglo XIX, fruto de una guerra que le dejó sin 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados de territorio. Chile considera que el asunto quedó zanjado en el Tratado de Paz y Amistad de 1904 que Bolivia no reconoce.

En su veredicto, aprobado por doce votos frente a tres, los jueces de la CIJ han dicho que no han sido capaces de "concluir, sobre la base del material que le ha sido presentado, que Chile tenga 'la obligación de negociar con Bolivia para llegar a un acuerdo que garantice a Bolivia un acceso pleno y soberano al océano Pacífico'".

Por ello, "la Corte no puede aceptar las otras peticiones presentadas por Bolivia, que se fundamentan en la existencia de tal obligación, en concreto que el Tribunal falle y declare que Chile ha roto la obligación y que Chile debe cumplir esa obligación de buena fe, rápido, formalmente, en un plazo razonable de tiempo y de forma efectiva", prosiguen los jueces.

Así las cosas, los magistrados de la CIJ han dejado claro que su fallo no significa que los dos países puedan seguir dialogando "en un espíritu de buena vecindad, para abordar las cuestiones relativas a la situación de Bolivia sin salida al mar".