27 de febrero de 2020
 
Actualizado 19/04/2019 17:54:38 CET

Muere un médico en un nuevo ataque contra otro centro de respuesta al ébola en el este de RDC

Centro contra el ébola afectado por las protestas en Beni
REUTERS / STRINGER . - Archivo

MADRID, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Al menos un médico ha muerto este viernes en un nuevo ataque perpetrado contra un centro de respuesta al ébola en el este de República Democrática del Congo (RDC), epicentro del brote del virus en el país.

El centro atacado es la clínica universitaria de la Universidad Católica de Graben, en Butembo, según ha recogido el portal local de noticias Actualité, que ha detallado que el asalto ha durado al menos media hora.

El alcalde de Butembo, Sylvain Kanyamanda, ha confirmado que el fallecido es un médico camerunés que trabajaba como experto para la Organización Mundial de la Salud (OMS), antes de acusar a milicianos Mai Mai de estar detrás del asalto.

Achille Mukekya, uno de los médicos que estaba en la clínica en el momento del asalto, ha señalado que éste ha tenido lugar durante una reunión, al tiempo que ha agregado que los atacantes han incendiado uno de los vehículos de los equipos de rescate.

Por su parte, el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha lamentado el ataque y ha hablado de "día muy triste". "Acabamos de ser informados de una víctima mortal, además de varios heridos, en el ataque contra un hospital en Butembo", ha dicho.

"Butembo es el epicentro del actual brote de ébola. Los trabajadores sanitarios trabajan contrarreloj para salvar vidas. Los trabajadores sanitarios no son un objetivo", ha recalcado, en un mensaje publicado en su cuenta en la red social Twitter.

En esta línea se ha expresado el ministro de Sanidad de RDC, Oly Ilunga, quien ha mostrado su "tristeza y consternación" por el ataque. "Los trabajadores sanitarios nacionales e internacionales demuestran un valor y una abnegación excepcionales para proteger el país contra el ébola, a veces a costa de su vida", ha dicho.

El Ministerio de Sanidad detalló en su último informe, publicado el jueves, que 843 personas han muerto a causa del ébola, con un total de 1.302 casos --de ellos 1.236 confirmados y 66 probables--. Asimismo, confirmó doce nuevos casos y diez muertos en las 24 horas previas.

La OMS descartó el 12 de abril declarar una emergencia sanitaria internacional por el brote, a pesar del incremento en el número de casos en las últimas semanas. Tedros señaló que, sin embargo, esta decisión "no supone un cambio" en el compromiso y la capacidad de la OMS para luchar contra el brote.

TRABAJO CON LAS COMUNIDADES

Asimismo, el director general de la OMS dijo además que la organización ha hecho "progresos" en las últimas semanas en "el diálogo y las negociaciones" con algunas de las comunidades afectadas por el brote, con lo que han conseguido acceso a algunas a las que era difícil llegar.

En este sentido, recordó que la zona afectada por el brote de ébola "sufre décadas de conflicto", por lo que es importante trabajar para "conseguir la confianza" de las comunidades y garantizar la seguridad de trabajadores y pacientes.

"Trabajamos con las comunidades y las escuchamos para entender sus preocupaciones y necesidades", resaltó el director general de la OMS, que desveló además que se aumentará el apoyo a los países vecinos, antes de pedir más financiación internacional.

En este sentido, el presidente de RDC, Félix Tshisekedi, pidió el martes a la población que colabore con la respuesta al brote de ébola y recalcó que "no es una enfermedad imaginaria", ante el escepticismo de algunas comunidades.

"No es una enfermedad imaginaria", dijo. "Si seguimos las instrucciones, se habrá acabado con el ébola en dos o tres meses", recalcó, tal y como recogió la agencia de noticias Reuters.

El Ministerio de Sanidad congoleño confirmó a finales de marzo nuevos casos de ébola en las localidades de Beni y Oicha, en las que las autoridades dieron por controlado el brote durante el mes de febrero.

Las noticias sobre la reactivación del brote en Beni y Oicha llegaron una semana después de que las autoridades confirmaran el primer caso de ébola en la ciudad de Bunia, en la que residen cerca de un millón de personas.