Mueren diez presuntos milicianos separatistas en operaciones en la Región Noroeste de Camerún

Soldados de Camerún
REUTERS / JOE PENNEY - Archivo
Publicado 01/10/2018 18:51:20CET

MADRID, 1 Oct. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Camerún han anunciado este lunes la muerte de diez presuntos milicianos separatistas en un operaciones llevadas a cabo desde el viernes en la Región Noroeste, de mayoría angloparlante.

Según las informaciones recogidas por el diario local 'Journal du Cameroun', la primera operación fue ejecutada el viernes en el departamento de Ngoketunjia ante las informaciones sobre la presencia de milicianos en el lugar.

En el marco de la misma se registró un tiroteo que se saldó con la muerte de seis sospechosos y sin bajas entre las fuerzas de seguridad camerunesas, según las autoridades.

Posteriormente, al menos cuatro sospechosos murieron el domingo en un enfrentamiento armado con las fuerzas de seguridad en el departamento de Bui, situado en esta misma provincia, sin que haya más informaciones al respecto.

La tensión se ha incrementado en los últimos meses en las zonas de mayoría anglófona del país y Yaoundé ha declarado este lunes un toque de queda durante dos días debido a que además se celebra el aniversario de la declaración de independencia de la república de Ambazonia.

Las autoridades han prohibido el movimiento de vehículos públicos y privados y la suspensión de todas las actividades "culturales, sociales o deportivas", así como el cierre de empresas.

Asimismo, han sido prohibidas las "reuniones y encuentros de más de cuatro personas", lo que ha dejado las calles prácticamente vacías, tal y como ha recogido la emisora Radio France Internationale.

Las tensiones se han recrudecido especialmente debido a que este domingo se celebrarán elecciones presidenciales, en las que el mandatario, Paul Biya, parte como claro favorito a la reelección, en medio del boicot convocado por los separatistas.

"HORRIBLE ESCALADA DE VIOLENCIA"

La organización no gubernamental Amnistía Internacional alertó a mediados de septiembre de la "horrible escalada de violencia" en las regiones anglófonas --la Región Noroeste y la Región Suroeste--.

"La situación en las regiones anglófonas de Camerún es cada vez más desesperada y nadie está al margen de la violencia, que se está saliendo de control", advirtió la subdirectora regional de Amnistía para África Occidental y Central, Samira Daoud.

En este sentido, recordó que cerca de 400 personas han muerto en lo que va de año a manos de las fuerzas de seguridad y los separatistas, al tiempo que cifró en más de 260 los incidentes de seguridad que ha podido registrar hasta ahora.

"Con las cercanas elecciones en Camerún, tenemos motivos para temer un mayor aumento de la violencia. Podríamos ver también un aumento de los incidentes de seguridad y un incremento de la actividad de los separatistas armados, en un intento por alterar el proceso electoral a toda costa en las regiones anglófonas", sostuvo Daoud.

"La violencia sólo azuzará más incidentes, crímenes y un sufrimiento inenarrable. El Gobierno debe actuar inmediatamente contra esto en un intento por restaurar la paz en las regiones anglófonas", zanjó.

LAS TENSIONES EN LAS REGIONES ANGLÓFONAS

Desde 2016, el Gobierno camerunés, mayoritariamente francófono, ha reprimido las protestas pacíficas de la minoría anglófona contra la supuesta marginación social y económica en la que viven. Decenas de civiles han muerto en los disturbios, lo que ha alimentado el apoyo a los separatistas que buscan un estado independiente.

El movimiento secesionista entre los anglófonas, quienes aseguran estar en una situación de marginación, ha existido durante décadas de forma clandestina pero en los últimos tiempos ha comenzado a ganar apoyos en las dos regiones de habla inglesa en respuesta a la represión por parte del Gobierno.

La división de Camerún data del final de la I Guerra Mundial, cuando la Sociedad de Naciones repartió la antigua colonia alemana de Camerún entre Francia y Reino Unido. Camerún cuenta con el francés y el inglés como lenguas cooficiales, si bien la mayoría de la población utiliza el primero.