Mukwege dedica su Nobel a las mujeres "dañadas por los conflictos y que se enfrentan a violencia cada día"

El cirujano congoleño Denis Mukwege
MWANGAZA & UKWELI
Publicado 05/10/2018 16:33:14CET

"A través de este premio, el mundo está escuchando a las supervivientes" de violencia sexual, defiende

MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El cirujano congoleño Denis Mukwege, galardonado con el Nobel de la Paz junto a la activista yazidí Nadia Murad, ha dedicado el prestigioso premio a las mujeres que a diario se enfrentan a conflicto y violencia y ha confiado en que esta distinción sirva para avanzar hacia la reparación de las víctimas, porque "la supervivencia de la Humanidad depende de vosotras".

Según ha explicado en un comunicado, ha conocido la noticia mientras estaba en el quirófano del Hospital Panzi que dirige en la ciudad congoleña de Bukavu y no ha podido evitar pensar "en todas las supervivientes de violación y violencia sexual en zonas de conflicto en todo el mundo".

Mukwege se ha mostrado "honrado" por el galardón y por compartirlo con Murad, a quien ha dicho respetar "por su valor y fuerza a la hora de denunciar esta barbaridad en conflictos, que va mucho más allá de lo que uno se pueda imaginar".

"Este honor es una inspiración porque muestra que el mundo está realmente prestando atención a la tragedia de la violación y la violencia sexual y que las mujeres y niños que han sufrido durante demasiado tiempo no están siendo ignorados", ha subrayado.

"Este Nobel de la Paz refleja este reconocimiento del sufrimiento y de la necesidad de reparaciones justas para las víctimas femeninas de violación y violencia sexual en países de todo el mundo y de todos los continentes", ha reclamado el conocido médico congoleño, sosteniendo que "es un paso importante hacia las largo tiempo esperadas reparaciones que todos debemos a estas mujeres".

Mukwege ha recalcado que "este premio solo tendrá significado real si ayuda a movilizar a la gente para cambiar la situación de las víctimas en zonas de conflicto armado".

"Dedico este Nobel de la Paz a las mujeres de todos los países del mundo, dañadas por el conflicto y que se enfrentan a la violencia cada día", ha aseverado, recordando que durante los últimos 20 años ha sido testigo de "los crímenes de guerra cometidos contra mujeres, niñas e incluso bebés no solo en mi país, República Democrática del Congo, sino en otros muchos países".

"A las supervivientes de todo el mundo, me gustaría deciros que a través de este premio, el mundo os está escuchando y rechazando quedarse indiferente. El mundo rechaza quedarse sentado ante vuestro sufrimiento", ha afirmado, confiando en que "el mundo ya no espere más para actuar con determinación y fuerza para ayudaros, porque la supervivencia de la Humanidad depende de vosotras".

HOSPITAL PANZI, CASI 20 AÑOS AL SERVICIO DE LAS MUJERES

Mukwege fundó en 1999 el Hospital Panzi en Bukavu, capital de Kivu Sur, una de las regiones más golpeadas por el conflicto en RDC. Actualmente, el hospital emplea a unos 370 médicos, enfermeros y otro personal, cuenta con 450 camas y presta servicio a unas 400.000 personas.

En sus casi 20 años de historia, el hospital ha tratado a más de 50.000 mujeres y niñas víctimas de violencia sexual. De media, el hospital ha recibido a entre 2.000 y 3.000 víctimas de violencia sexual al año desde 2014.

Sin embargo, en lo que va de 2018 ya han sido tratadas 2.077 y se espera que lleguen muchas más debido a la escalada de la violencia en la región y en las regiones cercanas, ha explicado el centro en su comunicado. En los últimos meses, tanto Kivu Sur como Kivu Norte han experimentado un incremento de la violencia sexual, incluidas violaciones grupales.