Actualizado 01/05/2018 23:50 CET

Naciones Unidas condena sin paliativos la nueva ola de violencia en Bangui

La ONU en Bangui (República Centroafricana)
REUTERS / BAZ RATNER

Recuerda que el sacerdote asesinado hoy impulsó la conciliación entre cristianos y musulmanes

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

La coordinadora humanitaria de Naciones Unidas en República Centroafricana, Najat Rochdi, ha condenado en los términos más enérgicos la nueva ola de violencia de hoy en la capital del país africano, Bangui, que ha costado las vidas de 15 personas, entre ellas un sacerdote, y herido a otras 60.

"Estos actos de total cobardía han provocado la muerte de varios civiles, incluido el padre Albert Tougoumalé-Baba. Estoy conmocionada por su muerte", ha declarado Rochdi, quien recordó que el religioso fue uno de los impulsores del pacto de no agresión entre las comunidades cristiana y musulmana del barrio PK5, donde ha tenido lugar la masacre.

La coordinadora ha deplorado igualmente las constantes amenazas de las partes enfrentadas -- milicias musulmanas y cristianas-- a las instituciones sanitarias y a los miembros de su personal, y ha hecho un llamamiento a "los hijos e hijas de la República Centroafricana para que pongan el futuro del país por encima de cualquier otra consideración".

"Una vez más, es la población civil, especialmente las mujeres y los niños, quienes están pagando el precio de la violencia", ha lamentado Rochdi, quien ha pedido, por último, a las "mujeres centroafricanas que alcen sus voces contra la manipulación de los jóvenes y defiendan la paz".