Nigeria levanta la suspensión de las actividades de UNICEF

Campamento de desplazados a las afueras de Maiduguri
REUTERS / AKINTUNDE AKINLEYE - Archivo
Publicado 15/12/2018 1:14:15CET

MAIDUGURI (NIGERIA), 15 Dic. (Reuters/EP) -

El Ejército de Nigeria ha levantado este viernes la suspensión de las actividades del Fondo de la ONU para la Infancia (UNICEF) en el noreste del país, después de acusar a la organización de espiar para los milicianos islamistas.

El Ejército nigeriano había señalado este mismo viernes en un comunicado que el personal de UNICEF "entrena y despliega espías que apoyan a los insurgentes y sus simpatizantes. Estas son "prácticas dañinas que podrían poner en peligro aún más la lucha contra el terrorismo y la insurgencia", ha añadido.

Horas después, el Ejército ha informado en otro comunicado que había sostenido una reunión de emergencia con representantes de UNICEF este viernes por la noche.

"Tras extensas deliberaciones sobre la necesidad de buscar modalidades para trabajar en armonía con las agencias de seguridad en las operaciones, el comando ha levantado los tres meses de suspensión antes impuestas a UNICEF", ha indicado el Ejército en el segundo comunicado.

El Ejército ha recalcado que durante la reunión ha instado a "los representantes de UNICEF a garantizar que compartan información con las autoridades relevantes siempre que se lleve a cabo una inducción o capacitación de nuevo personal".

Después de la acusación y la suspensión de actividades, una portavoz de UNICEF ha asegurado que la organización estaba "verificando la información".

El noreste de Nigeria vive inmerso desde hace más de nueve años en la insurgencia del grupo islamista Boko Haram, que en 2015 juró lealtad a Estado Islámico pero posteriormente quedó dividido en dos. Tanto el grupo que lidera Abubakar Shekau como la facción que mantiene su lealtad a Abu Bakr al Baghdadi, el Estado Islámico en África Occidental, cometen atentados frecuentes en la zona.

Alrededor de 1,8 millones de personas se han visto desplazadas por la violencia en los tres estados del noreste del país, mientras que 7,7 millones de personas necesitan actualmente asistencia humanitaria.

El pasado mes de abril, el Ejército de Nigeria había declarado a tres empleados de UNICEF "persona non grata", en conexión con presuntas filtraciones de información sobre soldados que habrían abusado de menores en el noreste, según contaron entonces a Reuters personas conocedoras del caso. La declaración fue revocada días después tras la presión de diplomáticos, según las fuentes.