Actualizado 05/03/2008 13:00 CET

'La niña' de Obama

MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

El precandidato demócrata a la Casa Blanca Barack Obama recurrió anoche al ejemplo de una niña para ilustrar los cambios que desea para Estados Unidos de ser elegido presidente, como ya hiciera el candidato del PP a la presidencia, Mariano Rajoy, en su primer debate televisivo y antes de él otros políticos internacionales como los ahora presidentes de Argentina y México, Cristina Fernández y Felipe Calderón, respectivamente.

En su discurso pronunciado en San Antonio (Texas), tras conocer la victoria de su rival, la senadora Hillary Clinton, en las primarias de este estado y también en Ohio y Rhode Island, Obama se mostró convencido de que su victoria es posible y aprovechó para dejar claro lo que le diferencia de la ex primera dama y del ya candidato republicano a la presidencia, John McCain.

Para ello, recurrió al ejemplo de una niña inexistente con la que ilustrar cómo quiere que sea Estados Unidos si llega a la Casa Blanca. "Nosotros creemos que una niña que nazca hoy debería tener las mismas opciones independientemente de si nace en los 'barrios' de San Antonio o en los suburbios de Saint Louis, o en las calles de Chicago o en las colinas de Appalachia", comenzó su explicación.

"Nosotros creemos que cuando vaya a la escuela por primera vez, debería ser en un lugar en el que las ratas no sean más numerosas que los ordenadores, que cuando solicite el pago de la universidad no haya ninguna barrera para que logre un título que le permita competir con niños en India o niños en China para los trabajos del siglo XXI", prosiguió, en medio de los aplausos.

"También creemos que esos trabajos deberían conllevar salarios que puedan mantener a su familia, su atención sanitaria para cuando enferme, una pensión para cuando se jubile", añadió. "Creemos que cuando meta a sus hijos en la cama, debería sentirse segura sabiendo que están protegidos de las amenazas a las que nos enfrentamos por los soldados más valientes y mejor equipados del mundo, dirigidos por un comandante en jefe que tiene el juicio para saber cuándo enviarles a la batalla y en qué campo de batalla luchar", explicó.

"Y si esa niña tiene la oportunidad de viajar por el mundo y alguien le preguntara de dónde es, creemos que siempre debería ser capaz de mantener su cabeza alta con orgullo en su voz cuando responda: 'Soy americana'", avanzó en su discurso el senador por Illinois.

"Ese es el camino que buscamos. Ese es el cambio por el que estamos llamando. Se le puede calificar de muchas cosas, pero no se puede decir que esté vacío", remachó.