Publicado 07/11/2019 10:49CET

Nueva Zelanda se compromete por ley a eliminar las emisiones de carbono antes de 2050

Jacinda Ardern, en una comparencia en Nueva York
Jacinda Ardern, en una comparencia en Nueva York - Kay Nietfeld/dpa - Archivo

WELLINGTON, 7 Nov. (Reuters/EP) -

El Parlamento de Nueva Zelanda ha aprobado una ley por la que se compromete a conseguir la eliminación de las emisiones de carbono para el año 2050, una medida que ha elogiado la primera ministra neozelandesa, Jacinda Arden, por considerar que su país se coloca así en el lado correcto de la historia en la batalla contra el cambio climático.

El marco legal aprobado por el Parlamento neozelandés fija el objetivo de cero emisiones para el año 2050 y hace legalmente vinculante la meta de que mantener el calentamiento global por debajo del aumento de 1,5 grados pronosticado por Naciones Unida.

"Hoy hemos hecho una elección de la que estoy orgullosa", ha asegurado Ardern, en su comparecencia ante el Parlamento. "Confío en que esto implique que la próxima generación vea que estamos en el lado correcto de la historia", ha destacado.

La ley, presentada por el Gobierno de coalición de centro izquierda liderado por los laboristas, ha sido aprobada con el apoyo también de la principal formación opositora, el Partido Nacional, que ha prometido modificar parcialmente la norma si gana las próximas elecciones en 2020.

La norma establece un tratamiento distinto para las emisiones de metano procedentes de animales frente a otros gases de efecto invernadero, manteniendo el objetivo de una bajada del 10 por ciento del metano de origen biológico para el año 2030 y hasta un 47 por ciento para el año 2050.

"Es la pieza clave para una acción significativa contra el cambio climático en Nueva Zelanda", ha dicho el ministro para el Cambio Climático neozelandés y líder del Partido Verde, James Show. En el proceso para la tramitación de la norma, los diputados han recibido más de 11.000 documentos y ha escuchado a representantes de diferentes sectores sociales, desde estudiantes a científicos, agricultores y activistas, según ha contado Shaw.