Actualizado 16/05/2007 11:36 CET

Nueva Zelanda.- El Parlamento neozelandés aprueba que los castigos físicos a los niños sean considerados un delito

WELLINGTON, 16 May. (EP/AP) -

El Parlamento neozelandés aprobó hoy una ley por la que se considerarán delitos los castigos físicos a los niños, aunque no prevé que se actúe contra los padres en los casos en que el uso de la fuerza contra su hijo no tenga "consecuencias".

La nueva ley pone fin a una laguna jurídica del Código Penal, que permitía un "uso razonable" de la fuerza por parte de los padres para imponer la disciplina a sus hijos. Esta provisión había sido utilizada con éxito en la defensa de los acusados por abusos contra niños.

Con la nueva ley, el uso de la fuerza será considerado un delito, aunque concede a la Policía la opción de "no actuar ante las denuncias cuando se considere que el uso de la fuerza contra un niño no tendrá consecuencias".