Nuevas protestas contra Al Bashir en Jartum tras el nombramiento del nuevo Gobierno de Sudán

Publicado 14/03/2019 17:05:57CET
REUTERS / STRINGER .

MADRID, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

Cientos de sudaneses han vuelto a salir este jueves a las calles de la capital, Jartum, para protestar contra el presidente del país, Omar Hasán al Bashir, apenas un día después del anuncio de la nueva composición del Gobierno.

Según las informaciones facilitadas por la emisora Radio Dabanga, varios sectores de trabajadores se han sumado al llamamiento de la principal coalición opositora y se han manifestado en varios barrios de la ciudad, en los que se han registrado además cierres de comercios.

La Policía ha empleado gases lacrimógenos para dispersar a cientos de manifestantes que se han concentrado frente a una universidad situada en el este de la ciudad, según testigos citados por la agencia de noticias Reuters.

Al Bashir anunció el miércoles la formación del nuevo Gobierno, que incluye el nombramiento de 15 nuevos ministros, cerca de tres semanas después de declarar el estado de emergencia y disolver el Ejecutivo federal y los gobiernos regionales.

El presidente señaló en su decreto que los nombramientos han llegado tras consultas con el primer ministro, Mohamed Tahir Ayala --quien accedió al cargo un día después de la disolución del anterior Ejecutivo--, sin dar más detalles al respecto.

Hasta el momento, las autoridades han contabilizado 33 muertos en el marco de las manifestaciones, incluidos dos policías. Grupos de Derechos Humanos estiman en al menos 40 los fallecidos durante estas protestas, las más importantes desde que Al Bashir llegó al poder en un golpe de Estado en 1989.

Al Bashir ha responsabilizado de las protestas a "agentes" extranjeros y ha retado a sus rivales a tratar de llegar al poder a través de las urnas. Asimismo, ha advertido de que no permitirá ninguna Primavera Árabe, en alusión a la ola de protestas que sacudió Oriente Próximo y el norte de África en 2011.

Sobre Al Bashir pesa una orden de arresto del Tribunal Penal Internacional (TPI) por genocidio y crímenes contra la Humanidad por los presuntos abusos cometidos en la provincia de Darfur. Hasta ahora se ha librado del procesamiento al evitar su detención viajando sólo a países aliados.

Para leer más