Actualizado 13/01/2020 18:44 CET

Nuevos disturbios entre manifestantes y Policía en Irak

Protestas contra el Gobierno en Irak
Protestas contra el Gobierno en Irak - Ameer Al Mohammedaw/dpa

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

La Policía ha empleado porras y gas lacrimógeno este lunes para dispersar a los manifestantes en Kut, en el sur de Irak, en una nueva jornada de protestas sociales y para exigir reformas políticas en varios puntos del país.

El gas lacrimógeno habría provocado varios casos de ahogamiento entre los manifestantes en Kut, según recoge la agencia de noticias oficial iraquí, NINA, que cita a un portavoz de los manifestantes, Sajjad Salem al Quraishi.

La Policía ha confirmado varios heridos en sus filas a través de un portavoz, Sabá al Mayahi, mientras que también habría lesionados entre los participantes en la protesta, según NINA. "Grupos de manifestantes han cerrado varios colegios que anunciaron la reanudación de las clases después de tres meses de paro por las manifestaciones civiles", ha apuntado Al Mayahi.

"Una fuerza policial antidisturbios respondió para evitar que siguieran cerrando colegios y amenazando la vida de los estudiantes, especialmente de los niños, pero los grupos respondieron con piedras que hirieron a varios agentes", ha explicado.

Más tarde los manifestantes han levantado el asedio a la sede central de la Policía de la provincia de Wasit, también en Kut, después de que las autoridades excarcelaran a 50 detenidos durante las últimas protestas. Un portavoz de los manifestantes ha explicado que se han retirado de forma pacífica para volver a las plazas que mantienen ocupadas desde hace semanas.

Un grupo de 'gorras azules' afines al clérigo chií Muqtada al Sadr se han desplegado entre los manifestantes y la Policía "para calmar la situación", según NINA.

Por otra parte, en Basora, en el sur de Irak, los manifestantes han celebrado una vigilia con velas encendidas en recuerdo de dos periodistas, Ahmed Abdel Samad y Safaa Ghali, muertos el pasado viernes por disparos de individuos no identificados cuando cubrían las protestas.

Durante el fin de semana se han producido nuevas movilizaciones sociales en contra del Gobierno iraquí y para exigir reformas políticas. Al menos 460 personas han muerto y más de 20.000 han resultado heridas desde el estallido de las protestas en Irak, que reclaman la desaparición del sistema político establecido tras la guerra de 2003.

Los manifestantes exigen una reforma política total para acabar con la corrupción endémica en el país y la desigualdad en la distribución de los beneficios del petróleo, así como la dimisión del Gobierno en pleno y la disolución del Parlamento.

La crisis política se ha visto ensombrecida por el enfrentamiento entre Irán y Estados Unidos después de que Washington matara el pasado 5 de enero al general iraní Qasem Soleimani en un bombardeo cerca de Bagdad.

Para leer más