Actualizado 02/07/2015 14:50 CET

Obama promete una respuesta "más agresiva" ante los temores por el ébola

Barack Obama en la Casa Blanca
REUTERS

WASHINGTON, 16 Oct. (Reuters/EP) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obamam ha prometido una respuesta "más agresiva" de cara al manejo de los nuevos casos de ébola en Estados Unidos, después de la infección de un segundo trabajador sanitario de Texas, lo que le ha llevado a posponer un viaje político, en un signo de creciente preocupación.

Obama ha hablado ante los medios después de convocar una reunión especial del gabinete de la Casa Blanca para discutir la respuesta del país ante el virus mortal. En este sentido, ha reconocido las preocupaciones y los temores planteados en torno a la atención dispensada en un hospital de Dallas al paciente procedente de Liberia, Thomas Duncan, quien falleció el pasado 8 de octubre, e infectó a al menos dos trabajadores.

El caso del segundo trabajador sanitario que contrajo la enfermedad, la enfermera Amber Vinson, del hospital de Dallas, ha disparado las alarmas porque voló en un avión comercial un día antes de ser diagnosticada con ébola.

De acuerdo con las últimas informaciones, la enfermera advirtió de que tenía "un poco de fiebre" antes de embarcar, pero un funcionario le permitió viajar al no alcanzar los 38 grados centígrados que marcan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) como umbral a tener en cuenta.

Este último caso ha forzado al presidente Obama --que por lo general se ciñe estrechamente a su agenda-- a posponer un viaje a Nueva Jersey y a Connecticut, previstos para este miércoles, en medio de las crecientes críticas por el manejo de la crisis del ébola por parte de su Administración. A última hora de este miércoles ha añadido que también se suspenderán los viajes del presidente programados este jueves.

"Tenemos que asegurarnos de que estamos haciendo todo lo posible para cuidar de ellos como ellos nos cuidan", ha dicho el presidente estadounidense en referencia a los trabajadores sanitarios, después de insistir en que un equipo de los SWAT, la élite de fuerzas de seguridad estadounidense, deberá acudir a cualquier hospital o centro de atención médica donde se registre un caso de ébola para asegurarse de que se llevan a cabo las protecciones adecuadas.

UN RIESGO "EXTREMADAMENTE BAJO"

En cualquier caso, Obama ha instado a los ciudadanos estadounidenses a mantener la calma y ha destacado que el riesgo planteado por el ébola en Estados Unidos es "extremadamente bajo". "No es como la gripe, no se contagia por el aire", ha recordado el presidente, que añade que la única manera de contraer la enfermedad es estar en contacto con los fluidos corporales de alguien que está mostrando síntomas de ébola.

Pese a las palabras tranquilizadoras de Obama, el presidente de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, el republicano John Boehner, ha dicho este miércoles que Obama debería "considerar firmemente" una prohibición temporal de los viajes a territorio estadounidense procedentes de países que sufren un brote del virus ébola.

"Una prohibición temporal de los viajes a Estados Unidos procedentes de países afectados por el virus es algo que el presidente debe considerar, junto con otras acciones apropiadas ante las crecientes dudas acerca de las seguridad de los sistemas de control en el transporte aéreo", ha sentenciado.

Para leer más