Obama reconoce que "queda trabajo por hacer" contra el racismo

Actualizado 08/03/2015 2:10:03 CET
El presidente estadounidense, Barack Obama
JONATHAN ERNST / REUTERS

SELMA, 8 Mar. (Reuters/EP) -

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha reconocido que, pese a que se ha avanzado en el país en materia de discriminación y racismo durante los últimos años aún "queda trabajo por hacer", durante su visita al puente de Alabama con motivo del 50 aniversario de las marchas de Selma.

El mandatario ha acudido a la conmemoración del 'Domingo Sangriento', en el que la sociedad estadounidense quedó consternada por la dureza de los antidisturbios en una de las tres marchas de Selma a Montgomery, en la que se recorrieron los 87 kilómetros que separan ambas ciudades por la ampliación del derecho a voto de los negros en el condado de Dallas.

Obama, que se convirtió en el primer presidente negro de Estados Unidos, ha hecho referencia en su discurso a la discriminación racial de la Policía de Ferguson, que ha salido a la luz en las últimas semanas. El mandatario ha reconocido que esta información demuestra que hace falta "mucho trabajo" contra el racismo, aunque ha precisado que no se pueden negar los progresos conseguidos.

"Nuestra marcha aún no ha terminado, pero nos estamos acercando", ha afirmado Obama en el puente Edmund Pettus, donde la televisión --que jugó un papel crucial ese día-- mostró como la Policía y los antidisturbios golpearon y utilizaron gas lacrimógeno contra los manifestantes.

LEY DE DERECHO AL VOTO

El presidente ha lamentado la situación de la ley de Derecho al Voto, destinada a proteger las minorías en estados con riesgo de discriminación y de la que el Tribunal Supremo anuló una parte. "50 años después de Selma hay leyes en este país diseñadas para hacer difícil que la gente vote", ha criticado.

"La Ley de Derecho al Voto, la culminación de tanta sangre, tanto sudor y tantas lágrimas, el producto de tanto sacrificio frente a la violencia sin sentido permanece vigente pero debilitada", ha afirmado Obama.

"CELEBRAR" LA HISTORIA

En este sentido, el reverendo Raphael Warnock, un pastor de 45 años de la iglesia que lideró Martin Luther King durante el momento cumbre del Movimiento de los Derechos Civiles, también ha lamentado que esta ley se encuentre en la actualidad en un 'limbo' legal.

"Estoy feliz de ver un desfile de políticos aquí, pero dos años después aún estamos esperando una nueva autorización de la Ley de Derecho al Voto", ha afirmado. "No se pueden celebrar lecciones de historia de un período mientras hoy se está parado en el lado equivocado de la historia", ha añadido.

Obama ha acudido a la conmemoración acompañado de su mujer, Michelle, y sus hijas Sasha y Malia, además de su suegra, Martianne Robinson. Al acto también ha acudido el expresidente George W.Bush y su mujer, Laura.