Los obispos de Eritrea llaman al "ayuno y el rezo" en medio de su disputa con el Gobierno

Publicado 25/06/2019 22:36:40CET
Isaias Afeworki, presidente de Eritrea
Isaias Afeworki, presidente de Eritrea - MOHAMED NURELDIN ABDALLAH/REUTERS - Archivo

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Los obispos católicos de Eritrea han hecho un llamamiento al "ayuno y el rezo" en medio de su disputa con el Gobierno del país, que ha cerrado en las últimas semanas los centros sanitarios gestionados por la Iglesia.

Los líderes religiosos han señalado que los últimos acontecimientos "entristecen a la Iglesia y a la población" y han pedido "recordar especialmente en los rezos a los pacientes afectados por la medida", según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

Las fuerzas de seguridad arrestaron el lunes a una monja y a un trabajador de uno de estos centros por no entregar las llaves de las instalaciones en la región de Anseba.

Una relatora de Naciones Unidas expresó el viernes su "grave preocupación" por las restricciones a las actividades de la Iglesia Católica en Eritrea y por los arrestos de miembros de las congregaciones ortodoxa y católica en las últimas semanas.

"Estas acciones muestran que, pese al mejorado clima regional de paz y seguridad, la situación de los Derechos Humanos en Eritrea sigue sin cambios", dijo la relatora especial de Naciones Unidas sobre la situación de los Derechos Humanos en Eritrea, Daniela Kravetz.

"Pido a Eritrea que cumpla sus compromisos internacionales como miembro del Consejo de Derechos Humanos (de la ONU) y permita a las instituciones religiosas que operen libremente y que todos los eritreos ejerzan su derecho a la libertad de religión en el país", agregó.

Las autoridades eritreas ordenaron el 12 de junio la confiscación de todos los centros sanitarios gestionados por la Iglesia Católica y, en ocasiones, se desplegó a militares frente a los edificios, se amenazó al personal y se ordenó a los pacientes que se fueran a casa.

"La confiscación de estas instalaciones sanitarias impactará negativamente en el derecho a la salud de las poblaciones afectadas, en particular aquellas en zonas rurales remotas", sostuvo Kravetz.

IMPACTO SOBRE LOS SERVICIOS SANITARIOS

Así, resaltó que "al limitar las actividades de la Iglesia Católica, las autoridades eritreas están restringiendo el derecho de sus ciudadanos a disfrutar de una atención sanitaria de calidad".

La Iglesia Católica gestiona cerca de 40 hospitales y centros de salud en el país, principalmente en zonas rurales, y algunos de ellos operan dentro de monasterios. La mayoría dan atención gratuita y algunos han llevado a cabo sus trabajos desde los años noventa.

Kravetz ha manifestado que la decisión de las autoridades llegó después de que la Iglesia apostara por un diálogo sobre paz y reconciliación en el país a través de una carta emitida por cuatro obispos católicos del país.

En la misma, reclamaron a las autoridades del país que aplicaran un plan sobre verdad y reconciliación y que pusieran en marcha reformas para que los eritreos dejaran de abandonar el país debido a la mala calidad de vida en el mismo.