El objetivo de Jackline: proteger del ébola a Sudán del Sur

Actualizado 19/08/2019 10:11:35 CET
Jackline trabaja como enfermera en la prevención del ébola en Sudán del Sur
Jackline trabaja como enfermera en la prevención del ébola en Sudán del Sur - WORLD VISION - Archivo

YUBA, 19 Ago. (Por Cecil Laguardia y Jackline Hayat, World Vision Sudán del Sur) -

Cada 19 de agosto se celebra el Día Mundial de la Asistencia Humanitaria para rendir tributo a los trabajadores que arriesgan sus vidas llevando ayuda humanitaria, así como apoyo a las personas afectadas por las crisis en todo el mundo. Este año, el Día Mundial honra el trabajo de aquellas mujeres que luchan en zonas de conflicto alrededor del mundo. Esta es la historia de Jackline Hayat, trabajadora humanitaria que lucha por erradicar el ébola en Sudán del Sur.

"Amo mi trabajo a pesar de los riesgos que conlleva. Quiero ayudar a proteger a mi comunidad de la enfermedad del ébola", dice Jackline. Esta enfermera de 23 años de edad trabaja dentro del programa de
prevención y respuesta para la enfermedad del virus del ébola de la ONG World Vision y aunque su trabajo tiene facetas muy complicadas cuenta que le apasiona ayudar.

Nacida en Uganda como refugiada en 1996, sus padres huyeron de su comunidad durante los combates en Sudán del Sur. Consiguió estudiar hasta el nivel universitario, pero tuvo que abandonar porque su familia ya no podía pagar las cuotas escolares.

Durante dos años y medio se preparó en la Escuela de Enfermería y Ciencias de la Salud de la Universidad de Kampala, lo que le permitió obtener un título válido para comenzar a trabajar. Desde entonces, Jackline trabaja como enfermera para las comunidades en la zona de Equatoria Occidental, en Sudán del Sur.

Jackline

"Creo que con mi esfuerzo y trabajo puedo ayudar a informar a la comunidad de todas las claves del virus", cuenta cuando se le pregunta por qué ha elegido este trabajo tan arriesgado no solo a nivel mental sino también a nivel físico debido a los posibles contagios.

"Asistí a varios entrenamientos sobre la respuesta al ébola facilitados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y aprendí lo importante que es desinfectarse uno mismo después de atender a un paciente con ébola, identificar casos, concienciar a la comunidad y realizar pruebas de detección en los puntos de entrada de las comunidades y ciudades", cuenta orgullosa.

Jackline fue parte del equipo que atendió a seis casos de alerta de ébola en Sudán del Sur. "Todavía me duele recordar el primer caso. Vi llegar a una madre sangrando por la nariz, lloraba y pedía ayuda para recibir tratamiento. Pude imaginar el miedo que tenía que tener por sus dos hijos si se confirmaba que se había contagiado de ébola. Desde ese día, prometí dar lo mejor de mí para ayudar a los demás", recuerda.

"Les recuerdo a los pacientes y a todas las personas que conozco que siempre tomen las precauciones necesarias e informen de cualquier caso sospechoso a la unidad de aislamiento. Debemos estar alerta en todo momento", agrega.

Sin embargo, el trabajo no es nada sencillo. A Jackline le preocupa que haya pocos trabajadores de la salud capacitados en terreno para responder a los brotes de la enfermedad. "Me gustaría aprovechar para hacer un llamamiento al Gobierno para que apoye con becas a quienes estén interesados en realizar estudios en el sector de la salud y proporcione a los hospitales el equipo necesario para no tener que depender de las instalaciones que existen en países cercanos", afirma.

Llevar a cabo sus propósitos le da a Jackline la determinación necesaria para seguir trabajando a pesar de ejercer una profesión rodeada de peligros: "Desde pequeña, soñé con hacer algo por mi país. Ahora sé que mi objetivo en este mundo es ayudar a proteger a las comunidades más vulnerables de Sudán del Sur y ayudar a combatir la
enfermedad del ébola".

"Espero que algún día los servicios de salud lleguen a las personas más vulnerables de Sudán del Sur. Siempre trabajaré duro para apoyar a mi gente, especialmente en estos tiempos difíciles", concluye.

EL VIRUS DEL ÉBOLA

Jackline

Desde agosto de 2018, la ONG World Vision lleva a cabo actividades de sensibilización sobre el virus del ébola en Sudán del Sur después del brote surgido en la vecina República Democrática del Congo (RDC). Actualmente, la organización ofrece servicios de vigilancia y detección en nueve fronteras o puntos de entrada, cinco unidades de retención y un centro de salud.

Además de la prevención también implementan proyectos de respuesta del virus del ébola en 42 centros de salud donde se capacita a
trabajadores en primera línea como Jackline y se están estableciendo y rehabilitando instalaciones de agua, saneamiento e higiene junto con otros suministros de materiales necesarios.

Contador

Para leer más