Publicado 27/01/2021 16:51CET

La OEA condena la detención "ilegal" de dos barcos guyaneses por parte de Venezuela y exige su liberación

Luis Almagro, secretario general de la OEA
Luis Almagro, secretario general de la OEA - EL TIEMPO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Secretaría General de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha condenado este miércoles la detención de dos barcos procedentes de Guyana por parte de Venezuela, que ha tildado de "ilegal", al tiempo que ha exigido su liberación y la de los tripulantes.

En un comunicado, la OEA hace hincapié en que las embarcaciones se encontraban "dentro de la zona económica exclusiva" de Guyana, algo que Georgetown ya sostuvo el domingo, tras la interceptación de los buques.

"La Secretaría General exige que los ciudadanos guyaneses sean liberados de forma rápida y segura a las autoridades guyanesas, sí como los dos barcos detenidos", ha agregado la OEA, censurando la detención llevada a cabo por la "dictadura venezolana".

Asimismo, la OEA ha reiterado su "apoyo" a las normas y procesos establecidos por el Derecho Internacional en relación con los conflictos territoriales en curso.

"La resolución de la disputa territorial entre Venezuela y Guyana es un asunto de jurisdicción internacional y no puede ser solucionado mediante acciones unilaterales", ha precisado, antes de recalcar que "cualquier intento de descarrilar este proceso legal internacional, como el decreto emitido por el régimen de (el presidente de Venezuela, Nicolás) Maduro, es contrario al derecho y los estándares internacionales, y no tiene soporte legal ni significado jurídico".

Las autoridades venezolanas aseguraron el lunes que los dos barcos guyaneses interceptados por la Armada del país caribeño se encontraban en aguas jurisdiccionales venezolanas y habrían incurrido en un delito de pesca ilegal.

En un comunicado difundido por el ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, el Gobierno venezolano rechazó las palabras de Georgetown, que denunció que las embarcaciones en cuestión se encontraban en su zona económica exclusiva cuando se produjo la interceptación. Así, calificó la detención de "acto de agresión" y matizó que la acción "equivalía a una injerencia en los derechos soberanos".

Para leer más