1 de junio de 2020
 
Publicado 22/05/2020 18:44:15 +02:00CET

La ONU afirma que el sistema sanitario de Yemen "ha colapsado" a causa de la pandemia de coronavirus

Trabajos de desinfección en la capital de Yemen, Saná, durante la pandemia de coronavirus
Trabajos de desinfección en la capital de Yemen, Saná, durante la pandemia de coronavirus - Hani Al-Ansi/dpa

MADRID, 22 May. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha alertado este viernes de que el sistema sanitario de Yemen "ha colapsado en la práctica" debido a la pandemia de coronavirus, en medio de las informaciones sobre una transmisión de casos no detectada y ante la destrucción causada en el país a causa de más de cinco años de conflicto.

El portavoz de la Oficina de Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), Jens Larke, ha resaltado que el país "está realmente al borde del abismo" y ha agregado que los equipos sobre el terreno no pueden dar atención a los pacientes "porque no tienen suficiente oxígeno o equipos de protección individual".

Así, ha manifestado durante una videoconferencia que el organismo internacional "trabaja con la suposición de que hay una transmisión local generalizada en marcha", a pesar de que las cifras oficiales hablan de menos de 200 contagios.

Larke ha apuntado que "la incidencia actual es casi seguramente mucho más alta" y ha argüido que "sigue habiendo pocos test y las agencias humanitarias operan sobre la base de que la transmisión comunitaria está teniendo lugar en todo el país".

"El sistema sanitario yemení necesita una ayuda significativa para hacer frente a la amenaza. Las agencias de ayuda humanitaria están incrementando su alcance, prevención y gestión de casos", ha sostenido.

La OCHA ha destacado que sólo la mitad de las instalaciones sanitarias del país funcionan a pleno rendimiento a causa de la devastación causada por el conflicto, por lo que ha incidido que la financiación de las operaciones de ayuda humanitaria tienen una importancia vital.

El organismo internacional ha indicado que son necesarios 2.000 millones de dólares (alrededor de 1.836 millones de euros) para lo que queda de año y Larke ha hecho hincapié en que "se avanza hacia un precipicio fiscal".

"Si no recibimos el dinero, los programas que mantienen a la gente con vida y que son esenciales para luchar contra la COVID-19 tendrán que cerrar", ha lamentado. "Entonces, el mundo tendrá que presenciar lo que pasa en un país sin un sistema sanitario funcional ante la COVID-19, y no creo que alguien quiera ver eso", ha añadido.

POSIBLE CIERRE DE PROGRAMAS

En este sentido, ha detallado que más de 30 programas de la ONU considerados como fundamentales podrían cerrar en las próximas semanas a causa de la falta de financiación, mientras que los equipos de respuesta rápida ante el coronavirus cuentan con fondos únicamente para las próximas seis semanas.

Larke ha asegurado además que el personal de la ONU "dentro y fuera del país" está trabajando para sacar adelante los programas más importantes y ha confirmado la llegada de un vuelo de Naciones Unidas a la ciudad de Adén durante la jornada del jueves con más personal.

Por su parte, el enviado especial de Naciones Unidas para Yemen, Martin Griffiths, ha pedido a las partes en conflicto que "abandonen la guerra y la división y construyan sobre sus puntos en común", en un mensaje con motivo de las festividades del Eid al Fitr, que marcan el fin del mes de Ramadán.

"Les pido que unan sus esfuerzos para responder ante el brote de COVID-19 y den la vuelta a la situación por el bien de la población de Yemen", ha indicado en su comunicado, publicado en la web de su oficina.

En el mismo, ha trasladado sus deseos de "salud y seguridad" a la población yemení. "Espero que el espíritu del Eid nos guíe a todos para lograr una paz sostenible y estabilidad para todos los hombres, mujeres y niños de Yemen, redirigir al país hacia la reconciliación y la recuperación, y allanar el camino para un futuro mejor", ha remachado.

ACUSACIONES DEL GOBIERNO A LOS HUTHIS

Las palabras de Larke han llegado días después de que el Gobierno de Yemen reconocido internacionalmente hiciera un llamamiento a la comunidad internacional para que le ayude ante la pandemia y acusara a los rebeldes huthis, que controlan la capital, Saná, y otras zonas del país, de falsear cifras y ocultar contagios.

El ministro de Sanidad yemení, Naser Baum, resaltó que es "urgente" que la comunidad internacional entregue ayuda para apoyar el sistema sanitario del país y entregar los suministros y equipos de protección necesarios para los trabajadores sanitarios.

Asimismo, el ministro de Administración Local, Abduraqib Fatá, manifestó que el Gobierno de Abdo Rabbu Mansur Hadi ha actuado "con responsabilidad y transparencia" desde el inicio de la pandemia, actuando "en el marco de las posibilidades".

"Los informes desde el terreno indican que hay un gran número de casos en zonas bajo control de los huthis", denunció, antes de tildar de "completamente inaceptable" la "ocultación" de esta información.

El conflicto en Yemen, que enfrenta a las fuerzas de Hadi con los huthis, apoyados por Irán, es considerado como la mayor catástrofe humanitaria del planeta, una en la que han muerto más de 100.000 personas y que ha llevado al país más pobre del mundo árabe al borde de la hambruna.

Contador

Para leer más