La ONU aprueba el Pacto sobre los Refugiados para mejorar la respuesta frente al fenómeno

Refugiados sursudaneses en Etiopía
REUTERS / REUTERS STAFF
Actualizado 17/12/2018 20:16:35 CET

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

La Asamblea General de la ONU ha aprobado este lunes el nuevo Pacto Mundial sobre los Refugiados que busca transformar el modo en el que los países responden a los desplazamientos masivos y las crisis de refugiados beneficiando tanto a éstos como a las comunidades que les acogen.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha tachado de "decisión histórica" la aprobación del pacto, que se incluye dentro de la resolución de este año sobre esta agencia de la ONU. El documento se sustenta, entre otras cosas, en la Convención sobre los Refugiados de 1951 y en los Derechos Humanos y el Derecho Internacional Humanitario.

Como ocurre con el Pacto Mundial para las Migraciones acordado la semana pasada en Marrakech, se trata de una herramienta operativa no vinculante que busca impulsar la cooperación. Es el resultado de dos años de consultas encabezadas por ACNUR y busca ofrecer un apoyo más fuerte a los países en los que viven la mayoría de los refugiados, además de reforzar la responsabilidad compartida para ayudar a quienes se ven obligados a huir de los conflictos y la persecución.

"Ningún país debería ser dejado solo a la hora de responder a un gran flujo de refugiados", ha defendido el máximo responsable de ACNUR, Filippo Grandi, en un comunicado. "Las crisis de refugiados reclaman que la responsabilidad sea compartida de forma global y el pacto es una poderosa expresión de cómo trabajamos juntos en un mundo fragmentado", ha añadido.

RESPONSABILIDAD COMPARTIDA

Según ha resaltado Grandi, "el pacto traduce la idea de responsabilidad compartida en medidas concretas y prácticas para garantizar que los refugiados no son rehenes de los caprichos de la política".

El jefe de ACNUR ha destacado que con ello se reconoce algo que debería haberse hecho hace tiempo, que "los países que acogen a grandes números de refugiados dan un enorme servicio a nuestra humanidad compartida", además de "establecer vías a través de las cuales el resto del mundo puede ayudar a compartir la carga".

ACNUR ha recordado que en la actualidad hay 25,4 millones de personas refugiadas en el mundo. Nueve de cada diez refugiados viven en países en vías de desarrollo, cuyos sistemas educativos y sanitarios ya son de por sí limitados.

El pacto aprobado este lunes, explica la agencia de la ONU, busca abordar esta cuestión aportando más inversión, tanto por parte de los gobiernos como del sector privado, con el fin de mejorar las infraestructuras y los servicios en beneficio tanto de los refugiados como de las comunidades de acogida.

Asimismo, el documento reclama políticas y medidas que permitan que los refugiados accedan a la educación y puedan ser productivos mientras estén en el exilio. También trata de abordar el problema del impacto medioambiental de acoger a refugiados y promueve el uso de energías alternativas.

Por otra parte, también prevé más oportunidades de reasentamiento como la reunificación familiar, las becas de estudio o los visados humanitarios con el fin de que los refugiados puedan desplazarse de forma segura. Al mismo tiempo, recalca que en la mayoría de los casos las situaciones de refugiados el retorno voluntario de forma segura y digna sigue siendo la solución preferida.

Para hacer un seguimiento del acuerdo, se creará un Foro Mundial sobre los Refugiados que se reunirá cada cuatro años y al que los gobiernos informarán sobre las medidas en este ámbito.

EN MANOS DE LOS ESTADOS

El Consejo Noruego para los Refugiados (NRC), el Consejo Danés para los Refugiados (DRC), el Comité Internacional de Rescate (IRC), Save the Children y Oxfam han celebrado la adopción del pacto como "un paso positivo hacia una mejor respuesta para los refugiados".

Las ONG han valorado que tiene el "potencial" de proporcionar una mejor protección y un mejor cuidado para los refugiados, así como para contribuir a un mayor desarrollo de las comunidades de acogida, sin embargo al mismo tiempo han subrayado que su aplicación real depende de los estados.

"Empezando en 2019, se puede conseguir un avance significativo si los estados emprenden acciones inmediatas para cumplir los cambios prometidos para mejorar las condiciones de la gente que huye de la guerra, de la persecución y de la degradación ambiental y abordar las preocupaciones de las comunidades que les acogen", han dicho en una nota conjunta.

Además, han subrayado la importancia de los refugiados sean una "responsabilidad compartida". Actualmente, la han asumido "unos pocos países de ingresos bajos o medios cercanos a zonas de guerra", mientras que "las naciones más pudientes o no reciben refugiados o no ayudan de forma significativa a las que lo hacen", ha reprochado el secretario general del NRC, Jan Egeland.

Así, las ONG han instado a los países firmantes a "garantizar una verdadera aplicación del Pacto Global sobre los Refugiados" para hacer realidad "el futuro que esperan millones de refugiados y de personas en las comunidades de acogida".

Además, aunque las cinco organizaciones han expresado su "decepción" por las bajas de Estados Unidos y Hungría, se han declarado "optimistas" y "dispuestas" a continuar con el diálogo con ambos países para que terminen sumándose al texto internacional.

Contador