La ONU denuncia el secuestro de 900 civiles entre abril y agosto en Ecuatoria Occidental (Sudán del Sur)

Riek Machar y Salva Kiir
REUTERS / MOHAMED NURELDIN ABDALLAH
Publicado 18/10/2018 11:07:27CET

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

Unos 900 civiles fueron secuestrados y 24.000 tuvieron que abandonar sus hogares por la ola de violencia desatada entre abril y agosto en el estado sursudanés de Ecuatoria Occidental, en la zona meridional del país, según un informe de la ONU que constata el "inmenso sufrimiento" de la población local.

La violencia estalló después de que las fuerzas rebeldes leales al exvicepresidente Riek Machar (SPLA-IO) lanzasen en abril ataques contra civiles en Gbudue y Tambura. La respuesta de las Fuerzas Armadas leales al Gobierno de Salva Kiir (SPLA) aumentaron aún más la presión, al no distinguir entre combatientes y población local.

Los investigadores de la ONU han constatado que las tropas de Kiir, en sus ataques conra 28 localidades --entre ellas un asentamiento de desplazados internos y un campo de refugiados-- cometieron ejecuciones extrajudiciales, secuestros, violaciones, esclavitud sexual, reclutamientos forzosos y destrucción de propiedades. Naciones Unidas ha identificado a tres comandantes como responsables de estos abusos, que podrían ser constitutivos de crímenes de guerra.

Por su parte, las operaciones militares del SPLA de Kiir incluyeron ejecuciones extrajudiciales y destrucción de propiedades civiles, especialmente en la zona de Nagero en mayo de 2018, según un comunicado del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, que ha llamado a que todas las partes rindan cuentas de sus actos y se priorice la atención a las víctimas.

Los testimonios de víctimas y testigos recabados durante estos meses dan cuenta de hasta 900 secuestros y de niñas de mujeres y niñas --algunas incluso de doce años-- puestas en fila para ser elegidas como 'esposas' por las fuerzas asaltantes. Las mujeres descartadas, quedaban a merced de las violaciones de otros combatientes.

La ONU también ha confirmado casos de hombres jóvenes y niños reclutados a la fuerza o utilizados como porteadores por parte de las milicias.

PROCESO DE PAZ

La Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha advertido de que la mayoría de los civiles secuestrados "siguen todavía cautivos", por lo que ha exhortado al SPLA-IO a ponerlos "inmediatamente" en libertad, empezando por los menores.

"Como parte del revitalizado proceso de paz, también es esencial que el Gobierno de Sudán del Sur actúe para juzgar a los responsables de los abusos y violaciones rindan detallados en este informe", ha añadido Bachelet.

El enviado especial de la ONU para Sudán del Sur, David Shearer, también ha compartido su preocupación por la violencia y por los efectos para un proceso de paz que sigue lograr la estabilidad rota en diciembre de 2013, cuando estalló la guerra civil entre Kiir y Machar.

En este sentido, Shearer ha señalado que las partes firmantes deben "garantizar que no se cometen más atrocidades en el futuro" y ha avisado de que la misión de paz de Naciones Unidas (UNMISS) "vigilará de cerca" posibles abusos.

Contador