La ONU eleva a casi 3.900 los niños muertos en Siria entre noviembre de 2013 y junio de 2018

Niños jugando al fútbol en Damasco
REUTERS / MARKO DJURICA
Publicado 26/11/2018 17:56:19CET

MADRID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

La representante de la Secretaría General de la ONU para Niños y Conflictos Armados, Virginia Gamba, ha acusado a las partes enfrentadas en Siria de actuar con una "flagrante falta de respeto" por la vida y los derechos fundamentales de los niños, hasta el punto de que casi 3.900 menores perdieron la vida entre noviembre de 2013 y junio de 2018.

Así figura en un informe que documenta "graves violaciones" contra los derechos de la infancia en un "clima de amplia impunidad", según Gamba, que considera "muy preocupante" la violencia que sufren los niños desde que estalló el conflicto en Siria en marzo de 2011.

El informe cubre un amplio periodo y comprende, por ejemplo, el auge del grupo terrorista Estado Islámico, que terminó de dinamitar un escenario de conflicto aún por resolver. Durante este tiempo --más de dos años y medio--, la ONU ha logrado verificar 12.537 "violaciones graves contra los niños", según un comunicado.

Para los expertos, una de las tendencias "más alarmantes" es el gran número de víctimas, 7.399, de las cuales 3.891 corresponden a fallecimientos y 3.448 a amputaciones. Algunas de estas víctimas corresponden a acciones "indiscriminadas o desproporcionadas" como el uso de barriles bomba o municiones de racimo, si bien también hay casos de lapidación y crucifixión.

Con 3.377 casos constatados, el reclutamiento y el uso de niños por parte de grupos armados es la segunda violación más frecuente. Un cuarto de estos menores se integraron en facciones armadas cuando tenían menos de 15 años y los investigadores han encontrado el caso de un niño de cuatro años obligado a alistarse en una guerra que le debería ser ajena.

De estos niños reclutados, más del 80 por ciento se implicaron en operaciones de combate para todo tipo de grupos, tanto opositores o terroristas como leales al Gobierno de Bashar al Assad.

La supuesta vinculación de los menores con grupos rivales derivó en la detención de unos 300 niños, mientras que casi 700 fueron víctimas de secuestro durante el periodo analizado. Además, el informe de Naciones Unidas ha comprobado 98 casos de violencia sexual, si bien en este caso la propia oficina de Gamba ha admitido que se trata de una cifra irreal porque este tipo de abusos suelen quedar tapados.

LLAMA AL DIÁLOGO

La representante del secretario general de la ONU ha defendido que este nuevo documento demuestra que "es momento de que los niños de Siria tengan la oportunidad de vivir en paz" y ha llamado a todas las partes que usen esta información para trabajar en aras de una "solución política" al conflicto.

El diálogo es "esencial", en opinión de Gamba, que ha llamado a incluir la protección de los derechos de la infancia en cualquier posible diálogo de paz. En este sentido, ha recordado que tanto las leyes nacionales como internacionales prohíben expresamente la utilización de niños en conflictos armados.