Publicado 19/06/2021 02:57CET

La ONU pide el fin de las entregas de armas a Birmania

Archivo - Miembros de la oposición a la dictadura con armas improvisadas en Rangún
Archivo - Miembros de la oposición a la dictadura con armas improvisadas en Rangún - STRINGER/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 19 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Asamblea General de Naciones Unidas ha aprobado este viernes una resolución no vinculante en la que pide el fin de las entregas de armas a Birmania.

La Asamblea ha condenado así el uso de fuerza letal y violencia por parte de los militares, y ha apoyado los esfuerzos del enviado especial y de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Del total de los 193 estados que componen la ONU, 119 han votado a favor de esta resolución, mientras que 36 se han abstenido y Bielorrusia ha sido la única nación que se ha manifestado en contra.

Por su parte, el Consejo de Seguridad de la ONU, cuyas resoluciones sí son vinculantes, no ha alcanzado un acuerdo sobre este asunto, aunque sí ha condenado la violencia.

En este sentido, la enviada especial de la ONU en Birmania, Christine Schraner Burgener, ha pedido el "apoyo y acción oportunos" al Consejo pues la situación en el país asiático es "muy preocupante" y "muy mala", especialmente tras el golpe militar de febrero.

Unas 600 personas han sido asesinadas en los casi cinco meses desde el golpe, 6.000 han sido arrestadas --de las que 5.000 aún siguen detenidas--, y casi un centenar de personas ha desaparecido sin dejar rastro, según señala la ONU en un comunicado.

"Le pedí al Consejo de Seguridad apoyo y acción oportunos, es realmente primordial", ha aseverado Schraner Burgener, quien ha apuntado que la situación es "alarmante" para la población civil porque "el sistema de salud colapsó por completo y la seguridad alimentaria también está en peligro".

Además, la enviada especial ha advertido de que casi la mitad de la población vivirá por debajo del umbral de la pobreza el próximo año si la situación continúa en esta misma línea.

"Insté al Consejo a hablar en unidad y especialmente contra la violencia, y también a que los presos políticos sean liberados lo antes posible", ha añadido.

En este sentido, en alusión a la falta de unidad del Consejo en Birmania, Schraner Burgener ha señalado que también ha mantenido conversaciones bilaterales con embajadores en el país asiático. "No todos comparten la misma posición (...) pero mi papel es instarlos a actuar y estar unidos", ha dicho.

Por parte de la Asamblea, su presidente, Volkan Bozkir, ha aseverado que "desde el colapso del Gobierno civil hasta las detenciones arbitrarias y los ataques indiscriminados contra civiles por parte del Ejército, Birmania no es un lugar seguro ".

Bozkir ha declarado, también, que la comunidad internacional debe seguir unida en apoyo del pueblo birmano y por la paz y la estabilidad en el país.

"No es demasiado tarde para que los militares reviertan la trayectoria negativa sobre el terreno, ejerzan moderación y respeten la voluntad de su propio pueblo", ha aseverado.

Para leer más