Publicado 03/01/2018 09:16CET

La ONU recibió en 2017 menos del 58% de los fondos que solicitó para atender las crisis humanitarias

Refugiados rohingya esperan a recibir comida en Nayapara
REUTERS / MARKO DJURICA

Siria, Yemen y la crisis en el lago Chad atrajeron los principales llamamientos de fondos

MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

La ONU solo recibió el 57,6 por ciento de los más de 23.500 millones de dólares que solicitó a lo largo de 2017 para atender las necesidades de los millones de personas afectadas por las graves crisis humanitarias que hay en el mundo, incluidas las de Siria, Yemen o República Democrática del Congo, de acuerdo con los datos publicados este miércoles por la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

El llamamiento inicial para 2017 formulado por Naciones Unidas fue de 22.200 millones de dólares para cubrir las necesidades de 92,8 millones de personas, si bien la petición final de fondos, revisada debido a la emergencia de nuevas necesidades a lo largo del año, asciende a un total de 23.500 millones, de los que solo se han recibido 13.500, según los datos del Servicio de Seguimiento Financiero de la OCHA (FTS) consultados por Europa Press.

Como en años anteriores, los llamamientos de fondos para las distintas crisis y emergencias se han cubierto en torno al 50 por ciento, con algunos casos en los que la cobertura ha sido prácticamente total. En cuanto al balance anual, es muy similar al registrado en 2016, cuando la ONU recibió el 56 por ciento de los más de 19.730 millones de dólares que pidió.

Entre las emergencias que menos fondos han movilizado por parte de los donantes cabe destacar la provocada por el paso del huracán 'Irma' el pasado septiembre por el Caribe, para la que se solicitaron 27,1 millones de dólares y solo se ha recibido el 17,1 por ciento de los fontos.

La otra cara de la moneda es el llamamiento para atender las necesidades en Kenia como consecuencia de la grave sequía que asola al país, para lo que se solicitaron 119,9 millones de dólares y se han recibido 122 millones, es decir, más de lo pedido a los donantes.

SIRIA, YEMEN Y LAGO CHAD EN CABEZA

La guerra en Siria y sus consecuencias para los países de la región fue para la que más fondos se solicitaron: 5.575 millones para atender a los refugiados y las comunidades de acogida en los países vecinos y 3.351 para las necesidades dentro del país. De ellos, la primera partida se ha financiado al 53,3 por ciento y la segunda al 51,4 por ciento.

Para Yemen, país al que la ONU considera la "mayor crisis humanitaria mundial", la ONU pidió en 2017 2.338 millones de dólares, de los que ha recibido el 70,4 por ciento. El país se encuentra al borde de la hambruna y ha atravesado en el último año el peor brote de cólera de la historia, con un millón de casos y más de 2.000 muertos.

La tercera mayor crisis en términos de petición de fondos fue la del lago Chad. En total, teniendo en cuenta los fondos solicitados para los cuatro países afectados por el conflicto --Nigeria, Camerún, Chad y Níger--, se solicitaron más de 2.211 millones de dólares. Los resultados en este caso son dispares. Mientras que en Nigeria se recibieron el 70,2% de los fondos y en Níger el 74,5%, a Camerún llegaron el 47,5% y a Chad el 41,8%.

Les siguen en la lista Sudán del Sur, con una petición de 1.639 millones cubierta al 72,6%; Somalia, con más de 1.500 millones cubiertos al 62,4%; Etiopía, con 1.417 millones (40,4%); Irak, con casi 1.000 millones (90,7%); República Democrática del Congo, con 812 millones (52,1%); Sudán, con algo más de 800 millones (45,4%); los Territorios Palestinos, para los que se pidieron 551 millones (48,9%); y República Centroafricana, con 497 millones (37,3%).

REFUGIADOS EN EUROPA Y ROHINGYAS

La ONU también pidió 690 millones de dólares para atender las necesidades de los refugiados y migrantes atrapados en Europa y la respuesta ante la llegada de estos a las costas europeas, de los que ha recibido el 61,3 por ciento.

Menos suerte ha tenido el llamamiento para atender el mayor éxodo de refugiados desde del genodicio de Ruanda en 1994, el de los más de 650.000 rohingyas que han huido hacia Bangladesh desde finales de agosto. Para atender sus necesidades, se solicitaron 434,1 millones de dólares, de los que a final de año solo se habían recibido el 49,5 por ciento.