La ONU recuerda que "miles" de niños siguen reclutados por grupos armados en Sudán del Sur

Antiguos niños soldado en Sudán del Sur
REUTERS / DENIS DUMO - Archivo
Publicado 06/11/2018 17:14:13CET

GINEBRA, 6 Nov. (Reuters/EP) -

La ONU espera que casi 2.000 niños soldado sean liberados antes de que termine el año en Sudán del Sur, donde "miles" de menores siguen formando parte de alguno de los grupos armados que ha participado en la guerra civil iniciada en diciembre de 2013.

La representante de la Secretaría General de Naciones Unidas para Niños y Conflictos Armados, Virginia Gamba, ha explicado que desde enero 900 niños han sido liberados en Sudán del Sur y, antes de que acabe el año, habrá un millar de entregas adicionales. Sin embargo, hay muchos más.

"El primer grupo de niños liberados (...) me ha contado que al menos dos o tres de sus amigos siguen en el bosque esperando y me han pedido que intervenga", ha afirmado Gamba. "Estamos hablando de que miles siguen ahí fuera", ha advertido la enviada de la ONU.

En este sentido, ha señalado que "cada día que un niño pasa en el bosque, sufre una revictimización", por lo que ha apelado a la colaboración internacional para paliar las necesidades de atención a estos menores, que se han duplicado en los últimos siete años.

Gamba ha lamentado que la falta de fondos complica futuras liberaciones de niños soldado, principalmente por las necesidades que derivan de su integración. En este sentido, ha advertido de que una reintegración fallida pone a estos menores en un riesgo alto de abuso.

Los antiguos niños soldado, un 40 por ciento de ellos niñas, pueden tardar hasta seis meses en aprender una profesión y no suelen volver a la escuela. Estos niños, ha agregado Gamba, "están condenados de por vida" si no se les brindan las oportunidades adecuadas.

DEPURAR RESPONSABILIDADES

Tras el secuestro o reclutamiento, los menores se arriesgan a sufrir violaciones o a verse forzados a atacar a sus propias familias y, si deciden escapar, pueden padecer amputaciones o quemaduras. "Están aterrados", ha asegurado Gamba, que ha atribuido al Ejército cuatro quintas partes de los abusos constatados.

El número de violaciones de los derechos de la infancia sería mayor en Sudán del Sur que en Siria o Afganistán, una cifra "verdaderamente enorme" que, como ha explicado Gamba, incluye todo tipo de barbaridades, incluida la decapitación de niños.

El Gobierno sursudanés y las principales facciones rebeldes firmaron en septiembre un acuerdo de paz para poner fin a una guerra que se ha cobrado al menos 50.000 vidas y que amenaza con lastrar el desarrollo del país más joven del mundo a medio plazo.

Contador