Actualizado 26/04/2007 16:57 CET

O.Próximo.- Barghuti dice que si sigue el embargo, la capacidad de la Autoridad Palestina no irá "más allá del verano"

Pide a España que adopte un "papel más influyente" en la Unión Europea para que se levante el embargo

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del Gobierno palestino y ministro de Información, Mustafá Barghuti, pidió hoy en Madrid el levantamiento del embargo al que se ve sometido el Ejecutivo y el pueblo palestino, ya que de lo contrario, la capacidad de la Autoridad Palestina "no irá más allá del verano" y podría desencadenarse un "derrocamiento" con consecuencias "penosas para los palestinos y para toda la región".

Por ello, pidió a España --"uno de los países más avanzados en el apoyo y la comprensión de la causa palestina", dijo-- que adopte un "papel más influyente en la toma de posturas de la Unión Europea" que facilite el levantamiento del embargo.

Barghuti hizo estas declaraciones tras reunirse con el Intergrupo Parlamentario para Palestina, formado por diputados de todos los grupos del Congreso, en un encuentro cuyo objetivo era informar sobre la situación actual en los territorios palestinos e intercambiar opiniones sobre las posibilidades de una solución pacífica y negociada en la región. En la reunión estuvo también presente el embajador palestino en Madrid, Musa Amer Odeh.

En sus palabras a los periodistas, el ministro hizo un llamamiento a la Unión Europea para que levante el embargo al Gobierno palestino, ya que, advirtió, "de no percatarse de esta necesidad de levantar el embargo, aparte de (ser) injusto, este Gobierno no tiene capacidad de aguante más allá del verano, por lo cual se presagia un derrocamiento, una caída del Gobierno, y por tanto de la Autoridad Nacional Palestina en su conjunto", cuyas consecuencias podrían ser "desastrosas".

Barghuti se encuentra realizando una gira diplomática por Europa con el propósito de "convencer a los Gobiernos europeos de que rompan el embargo y de la necesidad de tratar directa e inmediatamente con los miembros del Gobierno palestino". El ministro consideró que no es "democrático ni lógico" el aislamiento al Ejecutivo, resultado de unas elecciones "netamente democráticas".

Así, explicó que el denominado Cuarteto para Oriente Próximo --formado por la ONU, la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia-- exigió a las autoridades palestinas que cumplieran tres condiciones --reconocimiento del Estado de Israel, renuncia a la violencia y respeto a los acuerdos de paz previos-- y el Gobierno palestino "ha hecho lo demandado".

CUATRO INICIATIVAS PARA TRES CONDICIONES

En concreto, Barghuti señaló que, respecto a estas tres exigencias, el Ejecutivo palestino ha planteado cuatro iniciativas. La primera, destinada a "erradicar la violencia de cualquier de sus formas mediante una tregua recíproca simultánea en la región y respetada por todas las partes". En segundo lugar, el Ejecutivo palestino ha "exigido honrar todos los acuerdos previos con la parte israelí" y se ha pedido al presidente palestino, Mahmud Abbas, que inicie las conversaciones con el primer ministro israelí, Ehud Olmert.

En tercer lugar, el Gobierno también "acató por completo" la denominada Iniciativa de Paz Arabe, de manera que, dijo, ya no se trata de una propuesta para la paz exclusivamente palestina, sino del conjunto del mundo árabe. Y para terminar, el Gobierno, recordó ha presentado una iniciativa para el intercambio de presos, en la que se incluiría el soldado israelí secuestrado el pasado verano en Gaza, Gilad Shalit.

"Sin embargo, Israel ha rechazado todas y cada una de estas iniciativas y somos nosotros quienes pagamos el precio de este rechazo israelí, a nosotros nos castigan por este rechazo israelí, remachó el ministro, para quien "no hay un interlocutor válido israelí". "El problema está en Israel, no en nosotros", subrayó.

En este sentido, Barghuti consideró que el Gobierno israelí es "el más débil" hasta ahora, según su popularidad. Así, señaló las encuestas de 'The Times', según las cuales la popularidad de Olmert no alcanza "el 2 ó el 3%". "Y si tomamos en consideración el margen de error de las estadísticas, entonces el apoyo que se le brinda es en el entorno familiar suyo y nada más", apuntó.

APOYO ESPAÑOL

El ministro se preguntó por qué si los palestinas son "la víctima, el pueblo ocupado, quienes sufrimos el apartheid, el embargo israelí en todos los órdenes", la Unión Europea "en vez de trabajar en la dirección de levantar este embargo, este asedio, por qué también nos asedia y nos embarga".

Barghuti reconoció que la postura del Gobierno español es "mucho mejor" que el conjunto, pero indicó que "la toma de decisión colectiva de la Unión Europea condiciona también la política española".

"España es uno de los países más avanzados en el apoyo y la comprensión de la causa palestina y la actitud del Gobierno español es una de las más avanzadas en este sentido", señaló el ministro, asegurando que su Gobierno está "contento" con esta postura. "Precisamente por esta situación privilegiada de España nosotros anhelamos que desempeñe un papel más influyente en la toma de posturas de la Unión Europea", agregó.

SITUACIÓN "INDESCRIPTIBLE" EN LOS TERRITORIOS

Barghuti puso de manifiesto cómo el embargo "ahoga a la población". "El 80% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza extrema, hay una quiebra total de nuestras infraestructuras, y el paro alcanza más el 60%", relató. Además, contó cómo Israel mantiene "530 checkpoint estables y más de 600 móviles", lo que supone una "destrucción de la vida cotidiana de los palestinos".

Por su parte, el diputado socialista Jordi Pedret explicó que el Intergrupo Parlamentario por Palestino intenta "profundizar en todos los trabajos para conseguir una paz duradera y estable en la región", así como "la difusión de las posturas oficiales del Gobierno de Palestina".

"Pretendemos con esta posición interpartidaria, no partidista, impulsar también la acción del Gobierno de España y reforzar nuestros lazos con la abundante sociedad civil española preocupada por la situación en el lugar", agregó.

Precisamente, el Intergrupo votó ayer una declaración en la que se ratifican en la ya efectuada el pasado 29 de marzo y en laque se pedía a la comunidad internacional y en especial a la Unión Europea que "asuma su responsabilidad y ejerza toda su influencia" sobre Irsael para que "acate la Opinión Consultiva de la Corte Internacional de Justicia del 9 de julio de 2004 y detenga la colonización del Valle del Jordán, la desconexión unilaterla y los hechos consumados dirigidos a la delimitación de las futuras fronteras del Estado de Israel.

Asimismo, y "ante los últimos acontecimientos ocurridos en la zona" afirman la "necesidad de realizar acciones que muevan a la Unión Europea a restablecer plenamente la relación con el nuevo Gobierno palestino, teniendo en cuenta el programa de Gobierno aprobado por éste, así como a renovar las ayudas de todo tipo" con el mismo.

Por otra parte, apoyan la convocatoria del Foro Social de Madrid y otras entidades sociales para celebrar una Conferencia sobre Oriente Próximo en noviembre de 2007, considerando que el Gobierno español "deberá impulsar la celebración de dicha conferencia".

Señalan también que es "necesario impulsar en el seno de la comundiad internacional la ayuda humanitaria a la población palestina, especialmente con el incrementeo del envío de alimentos y atención sanitaria, dada su situación de riesgo, sin que esto suponga liberar a la potencia ocupante de sus obligaciones al respecto".

Finalmente, en cuarto lugar, piden que se adopten "todas las medidas posibles" para impulsar una Conferencia de Paz "que conduzca a la formación de un Estado palestino viable, con capital en Jerusalén, y al establecimiento de una paz, digna, justa y duradera, que resuelva los temas territoriales y los demás contenciosos planteados en toda la región, conforme a la legalidad internacional".