Actualizado 28/06/2007 23:44 CET

O.Próximo.- Fayad asegura que su Ejecutivo no tolerará que las mezquitas inciten al odio entre palestinos

RAMALA (CISJORDANIA), 28 Jun. (EP/AP) -

El primer ministro palestino, Salam Fayad, advirtió hoy a la comunidad de clérigos que no inciten al odio entre palestinos cuando prediquen en las mezquitas, algo que, subrayó, su Gobierno no toletará, al tiempo que reiteró su intención de decomisar las armas de las calles.

"Recuperaremos armas y las sustituiremos por bolígrafos y libros", explicó el primer ministro ante una multitud, tras advertir de que "el fenómeno de milicianos es muy peligroso", por lo que, insistió, el Ejecutivo palestino "quiere pararlo en todas sus formas".

A los clérigos Fayad les emplazó a dejar la política fuera de sus sermones, al asegurar que "no permitirán que (las mezquitas) sean convertidas en lugares para la incitación (al odio) y la intimidación". "Es responsabilidad de los hombres de religión presentar a la religión como una manera de tolerancia y no como tapadera para la masacre", incidió.

Hamás, que se ha hecho desde hace dos semanas con el control efectivo de la Franja de Gaza donde ha establecido un Gobierno paralelo no reconocido por la comunidad internacional, ha utilizado frecuentemente las mezquitas influyentes en la Franja y en Cisjordania para apelar a la resistencia y la lucha armada. En Nablús, de hecho, siete de ocho miembros del movimiento islámico en el Parlamento predicaban en mezquitas, según reconoció Suhair al Dubai, clérigo moderado de la localidad.

"El Gobierno se ha dado cuenta ahora de lo importante que son las mezquitas en relación a la formación y instrucción de la opinión pública", explicó Al Dubai, quien participó en la reunión en Fayad. "Pero Hamás está muy bien organizado en mezquitas y el Gobierno puedes restringirles pero no eliminarles porque son parte de una estructura y pueden encontrar maneras de ejercer un papel político", explicó.

Al término de la reunión del primer ministro con cerca de 800 clérigos en Cisjordania y a la asistió el responsable de seguridad del presidente palestino, Mahmud Abbas, y ministro del Interior, Abdel Razak Yehiyeh, Fayad condenó la incursión del Ejército israelí en Nablús. "Vemos esta agresión como una manera de desprestigiar nuestros esfuerzos para garantizar seguridad y poner fin al caos", lamentó.