O.Próximo.- Hamás ofrece una amnistía a los sospechosos de colaborar con Israel que se entreguen en las próximas semanas

Actualizado 13/03/2013 0:05:38 CET

JERUSALÉN, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio del Interior del Gobierno de la Franja de Gaza ha ofrecido este martes una amnistía a los sospechosos de colaborar con Israel que se entreguen antes del 11 de abril, en un gesto que el partido-milicia Hamás ha descrito como una campaña "social" y no sólo de seguridad.

Un portavoz del Servicio de Seguridad Interior de la Franja, Muhamad Lafi, ha instado a los "colaboracionistas" registrados como tal por las autoridades gazacíes a entregarse a los autoridades. Tienen de plazo hasta el 11 de abril y el Gobierno de Hamás se compromete a no detenerles y proporcionarles un sueldo mensual.

Lafi ha explicado que "no se trata sólo de una campaña de seguridad, sino también de un elemento social", según declaraciones recogidas por la agencia de noticias palestina Maan. La iniciativa "no discrimina en función de la afiliación política" y plantea a los arrepentidos que "hagan buenos sus errores" y trabajen a partir de ahora para "proteger a la resistencia" gazací.

El portavoz del Ministerio del Interior, Islam Shahwan, ha asegurado que las autoridades de la Franja aspiran a "reforzar la sociedad" frente a la amenaza de Israel. El colaboracionismo es uno de los delitos más perseguidos en la Franja de Gaza, hasta el punto de que la mayoría de la treintena de penas de muerte dictadas desde 2007 corresponden a estos casos.

En noviembre, coincidiendo con el asalto lanzado por Israel sobre el territorio costero, un grupo de hombres armados disparó contra seis supuestos colaboracionistas y encadenó el cuerpo de uno de ellos a una moto para pasearlo por las principales calles de la ciudad de Gaza.

EJEMPLOS

Para alertar de la extensión del colaboracionismo, Shahwan ha puesto como ejemplo de las intromisiones el reclutamiento de dos palestinos por parte de los servicios de Inteligencia de Israel.

Uno de ellos, de entre 20 y 30 años, publicó su número de teléfono móvil en Internet y recibió al día siguiente la llamada de una mujer que decía vivir en el norte de Israel y estar enamorada de él. La mujer, identificada como Haifa, envió dinero al joven palestino y le prometió que le pondría en contacto con un empresario que mejoraría su situación económica.

El empresario resultó ser un oficial de la Inteligencia israelí que, según el Gobierno gazací, logró contratar los servicios del joven palestino. Sin embargo, las autoridades de la Franja descubrieron esta trama y el colaboracionista terminó entregándose.

Los servicios de seguridad de Gaza "me trataron bien y mantuvieron en secreto mi historia. Ahora soy libre y el delito cometido contra mi pueblo es historia", ha dicho este joven, en declaraciones difundidas por el Ministerio del Interior.

A este caso se suma el de Yusef, de 43 años, reclutado por Israel en 1986 después de que la Inteligencia israelí le chantajease con usar una imagen en la que aparecía manteniendo relaciones sexuales.